Martes 1 de diciembre de 2020

Card. Poli: La Virgen de Luján "atrae con su inmensa ternura"

  • 5 de mayo, 2020
  • Luján (Buenos Aires) (AICA)
El arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, cardenal Mario Aurelio Poli, compartió con los fieles una reflexión

En el séptimo día de la novena en honor de Nuestra Señora de Luján, patrona de los argentinos, el arzobispo de Buenos Aires y cardenal primado de la Argentina, Mario Aurelio Poli, rezó especialmente “por los que están viviendo este tiempo de cuarentena lejos de sus familias”.



“Vamos a recordar la narración, que la tradición conservó como en un cofre: Las carretas, los bueyes, el negro Manuel que inspirado por Dios hizo bajar los cajones, en realidad fue un signo sencillo y humilde, pero el milagro de la Virgen, el verdadero milagro acontece todos los días desde hace casi cuatro siglos, porque la Virgen sigue atrayendo a su santuario multitudes de cristianos y cristianas y los bendice, los atrae con su ternura”, afirmó el purpurado.



“En este tiempo especialmente venimos a pedirle a la Virgen que no se olvide, como siempre se lo decimos en la oración: ‘No te olvides, Madrecita, de tu pueblo, que siempre te eleva la oración’ para que nos libres de todo mal, del peligro, de la pandemia, pero de todo mal, y especialmente que consueles y fortalezcas a los que están lejos de sus familias”. “Este es un tiempo también de prueba, y sabemos que vos siempre estás muy cercana a las pruebas de tus hijos”, aseguró.



En ese sentido, recordó una antigua crónica que viene de la tradición mariana lujanense, que señala que el Negro Manuel le decía a la Virgen: “Señora mía, ¿qué necesidad tenés vos de salir de tu casa para remediar cualquier necesidad, siendo como sos tan poderosa? ¿Y cómo sos tan amiga de los pecadores, que salís en busca de ellos, siendo que te tratan tan mal?”.



“Pero a estas preguntas, la Virgen no contesta, porque la Virgen de Luján no habla, atrae con su inmensa ternura, por eso hoy venimos al santuario de Luján y a los pies de la Virgen, a poner bajo su manto todas las intenciones de los argentinos, especialmente de los más pobres, de los que están en una situación muy vulnerable, los que no tienen trabajo en este momento y están pensando cómo alimentar a sus familias, te pedimos que pongas tu mano, Virgencita, ante todo peligro”, rogó.



“Recordamos que lo que más quiere la Virgen es que amemos a Jesús, su hijo amado, por eso le vamos a pedir a nuestro Señor Jesucristo que acompañe a todos los que nos están cuidando en este tiempo”, añadió, enviando su bendición.+