Lunes 13 de julio de 2020

Mons. Ojea a la Virgen de Luján: "Cuida a nuestra Patria de todo mal"

  • 9 de mayo, 2020
  • Luján (Buenos Aires) (AICA)
El obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Vicente Ojea, pidió a la Virgen de Luján que cuide a los argentinos de "todo mal"

El obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Vicente Ojea, pidió a la Virgen de Luján que cuide a los argentinos de “todo mal” en este tiempo de “prueba difícil” por la pandemia del coronavirus que llena a todos de “angustia y miedo” y hace que el futuro se presente incierto.


El prelado hizo esta oración el 8 de mayo al final de la misa por la solemnidad de Nuestra Señora de Luján, patrona de los argentinos, que presidió el arzobispo de Mercedes-Luján, monseñor Jorge Eduardo Scheinig, en una basílica santuario sin fieles.

“Venimos como peregrinos a poner la vida de nuestra Patria en tus manos de Madre, con infinita confianza”, dijo monseñor Ojea al iniciar la plegaria.

“Algunos de tus hijos están enfermos, otros se han quedado sin trabajo, otros tienen hambre, otros están cansados y agobiados”, describió en referencia a las consecuencias que trae aparejada la crisis sanitaria, y agregó: “Madre, nos sentimos muy pobres y necesitados”.

Delante de la imagen de la Virgen de Luján, monseñor Ojea elevó una oración, en la que también le pidió a la Madre que preserve a los argentinos de “enfrentamientos, peleas y odios que nos separan y quitan fuerza para las verdaderas batallas” y que cuide y cubra con su manto para “poder ser una Patria de hermanos”.

Texto de la oración
En el año Mariano Nacional, junto a todas las advocaciones de nuestro pueblo argentino: Nuestra Señora del Valle de Catamarca, Nuestra señora de Itatí, de la Merced, del Carmen, del Milagro, María Auxiliadora, del Rosario, y tantas otras, queremos pedirle a María, Madre de Dios y Madre nuestra por todas nuestras necesidades.

Nuestra Señora de Luján, Madre del pueblo argentino, aquí estamos.

Venimos como peregrinos a poner la vida de nuestra Patria en tus manos de Madre, con infinita confianza.

Junto a las naciones del mundo vivimos un tiempo de prueba difícil que nos llena de angustia y miedo. El futuro se nos presenta incierto.

Algunos de tus hijos están enfermos, otros se han quedado sin trabajo, otros tienen hambre, otros están cansados y agobiados.

Madre, nos sentimos muy pobres y necesitados.

Vos conocés quiénes somos y cómo estamos. Nos acompañás desde siempre con esos nombres hermosos que tanto nos hablan al corazón.

Sos nuestra Madre y nosotros somos tus hijos.

Aquí en Luján, frente a vos Madre del pueblo argentino, mirándote a los ojos, dejándonos mirar por vos y con el corazón lleno de amor y humildad te pedimos:

Que cuides a nuestra Patria de todo mal.
Que nos libres de toda enfermedad.
Que protejas a todas las familias.
Que nos preserves de enfrentamientos, peleas y odios que nos separan y quitan fuerza para las verdaderas batallas.
Que nos ayudes y nos des la valentía de cuidarnos unos a otros y así poder vivir dignamente nosotros y las generaciones futuras.
Que nos cuides en todo momento y nos cubras con tu manto para poder ser una Patria de hermanos.
Que lleves al lado de nuestro Padre Dios a los que han partido.
Que nos auxilies para hacer todo lo que Jesús nos diga.

En vos confiamos y ponemos nuestra esperanza.

Nuestra Señora de Luján, ruega por nosotros.


Informes: www.episcopado.org y en las redes sociales FacebookTwitterYoutube e Instagram.+