Viernes 27 de noviembre de 2020

Retomar las actividades con ánimo de vivir la fe en la vida cotidiana

  • 5 de febrero, 2013
  • Posadas (Misiones) (AICA)
El obispo de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez, consideró que "al empezar este año será importante disponernos con ánimo renovado y humildad a vivir la fe en la vida cotidiana, una espiritualidad que impregne nuestra vida familiar, trabajo y compromisos", al advertir que "formamos parte de un Reino, que no nos quita los compromisos cotidianos y nos hace tener un estilo de vida diferente a los que la sociedad consumista ordinariamente nos propone". "Para vivir el encuentro con Jesucristo el Señor, por quien nos llamamos cristianos, y para seguir su propuesta, no necesitamos de milagros, ni de apariciones, ni de revelaciones extraordinarias, sino que necesitamos abrirnos al ?don de la fe?, y ponerlo en práctica con la sencillez propia de la Palabra de Dios", agregó. El prelado alentó también a empezar este año con "mucha esperanza de consolidarnos en diversas iniciativas que venimos trabajando durante estos años".
El obispo de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez, exhortó a iniciar el año poniendo a Cristo en el centro de la vida y convocó a "abrir el corazón para comprender que formamos parte de un Reino, que no nos quita los compromisos cotidianos y nos hace tener un estilo de vida diferente a los que la sociedad consumista ordinariamente nos propone".

"A la comprensión de este ?Reino? del que formamos parte y al que acceden sólo los pobres de Espíritu y no los soberbios, accedemos por el don de la fe", subrayó en su reflexión semanal.

El prelado consideró que "al empezar este año será importante disponernos con ánimo renovado y humildad a vivir la fe en la vida cotidiana, una espiritualidad que impregne nuestra vida familiar, trabajo y compromisos".

"Para vivir el encuentro con Jesucristo el Señor, por quien nos llamamos cristianos, y para seguir su propuesta, no necesitamos de milagros, ni de apariciones, ni de revelaciones extraordinarias, sino que necesitamos abrirnos al ?don de la fe?, y ponerlo en práctica con la sencillez propia de la Palabra de Dios", agregó.

El obispo alentó también a empezar este año con "mucha esperanza de consolidarnos en diversas iniciativas que venimos trabajando durante estos años".

"En todos los casos y en las diversas vocaciones, sobre todo nuestro laicado, que es la mayoría del Pueblo de Dios, nos encaminamos a renovar nuestro compromiso evangelizador para ser instrumentos de una ?cultura misionera, de una sociedad más humana y con valores que nos permitan proyectarnos en la esperanza?", concluyó.+


Texto completo de la carta