Lunes 21 de septiembre de 2020

Francisco, un papa llegado del fin del mundo

  • 13 de marzo, 2013
  • Ciudad de Vaticano
El cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio se convirtió hoy en el papa Francisco, el primer latinoamericano y el primer jesuita en ocupar la Cátedra de Pedro, elegido en la quinta votación del cónclave que buscaba al sucesor de Benedicto XVI, quien renunció al pontificado por "falta de fuerzas". Los cardenales "me vinieron a buscar al fin del mundo", dijo en italiano, ante una multitud, en su primera aparición desde el balcón de la basílica de San Pedro. "Gracias por el recibimiento", agregó. El flamante pontífice pidió después rezar por el papa emérito Benedicto XVI: "Oremos para que el Señor lo bendiga y para que la Virgen María lo proteja". Francisco I pidió también a la multitud que "recen por mí", como acostumbraba a hacerlo con cada persona que se encontraba en la calle o cuando tomaba el subterráneo para recorrer las parroquias porteñas.
El cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio se convirtió hoy en el papa Francisco, el primer latinoamericano y el primer jesuita en ocupar la Cátedra de Pedro, elegido en la quinta votación del cónclave que buscaba al sucesor de Benedicto XVI, quien renunció al pontificado por "falta de fuerzas".

Los cardenales "me vinieron a buscar al fin del mundo", dijo en italiano, ante una multitud, en su primera aparición desde el balcón de la basílica de San Pedro. "Gracias por el recibimiento", agregó.

El flamante pontífice pidió después rezar por el papa emérito Benedicto XVI: "Oremos para que el Señor lo bendiga y para que la Virgen María lo proteja".

Francisco I pidió también a la multitud que "recen por mí", como acostumbraba a hacerlo con cada persona que se encontraba en la calle o cuando tomaba el subterráneo para recorrer las parroquias porteñas.

"Oremos los unos por los otros y todos por el mundo, para que haya una gran fraternidad", exhortó.

El nuevo pontífice rezó un padrenuestro y un avemaría ante la multitud que lo ovacionaba.

"Mañana pediré a la Virgen que proteja Roma. Buenas noches a todos y que descansen", se despidió en italiano.

En la plaza de San Pedro se pudieron ver varias banderas argentinas y muchos de los presentes le gritaban que dijera unas palabras en castellano, pero no lo hizo.

A las 15.05 hora de Buenos Aires, el humo blanco salió de la chimenea de la Capilla Sixtina, indicando que los católicos tenían nuevo Papa.

Casi 50 minutos después el cardenal protodiácono, el francés Jean Louis Taurán, anunciaba al mundo en latín "habemus papam" y daba a conocer el nombre del argentino Bergoglio.+