Miércoles 25 de noviembre de 2020

El arzobispado dio detalles de la denuncia penal presentada por monseñor Delgado

  • 4 de abril, 2016
  • San Juan
El arzobispado de San Juan de Cuyo dio detalles de la denuncia penal que efectuó el arzobispo local, monseñor Alfonso Delgado, en relación con dos ex empleados investigados por "actuaciones presuntamente delictivas" en el manejo de fondos de la curia arzobispal. Ante información malintencionada, el prelado expresó que "quien desea ocultar, no investiga ni denuncia. Lo verdaderamente escandaloso hubiera sido encubrir esta situación y no acudir a la justicia" y destacó que las afirmaciones de uno de los imputados son "totalmente falaces, una forma de defenderse que lo pone aún más en evidencia".
El arzobispado de San Juan de Cuyo dio detalles de la denuncia penal que efectuó el arzobispo local, monseñor Alfonso Delgado, en relación con dos ex empleados investigados por "actuaciones presuntamente delictivas" en el manejo de fondos de la curia arzobispal.

"Al detectar las irregularidades, el arzobispado investigó y documentó debidamente los datos durante los meses de diciembre y enero, y con asesoramiento letrado elevó de inmediato la causa a la justicia penal. Esta denuncia fue ratificada personalmente por el arzobispo de San Juan y se constituyó en parte querellante para facilitar la acción judicial", precisó en un comunicado.

En este contexto y ante información malintencionada aparecida en los medios de comunicación, monseñor Delgado expresó que "quien desea ocultar, no investiga ni denuncia. Lo verdaderamente escandaloso hubiera sido encubrir esta situación y no acudir a la justicia" y destacó que las afirmaciones de uno de los imputados son "totalmente falaces, una forma de defenderse que lo pone aún más en evidencia. Cuando no se puede enfrentar la verdad, el recurso es mentir e inventar".

El arzobispado de San Juan advirtió también sobre "posibles nuevas declaraciones rimbombantes de calumnias y mentiras del imputado respecto de miembros de la Iglesia, para seguir defendiéndose mediáticamente. No es la primera vez, ni será la última en la historia. Sólo la verdad nos hace libres. En cambio, la mentira y el encubrimiento sólo crean esclavitud en la conciencia. Es el modo de actuar del padre de toda mentira".

Monseñor Delgado pidió a los fieles y los agentes de pastoral que "tengan confianza en la Iglesia, cimentada en la roca de Pedro, y que confíen en los sacerdotes y en el obispo frente a posibles nuevas calumnias" y adelantó que informará a la comunidad "las decisiones que tome la Justicia, especialmente luego de que sea levantado el secreto del sumario".

Texto del comunicado

Al promediar la Semana de Pascua, la Oficina de Comunicación del Arzobispado de San Juan se refirió a la denuncia penal realizada por el propio Arzobispo respecto de dos ex empleados, al comprobar actuaciones presuntamente delictivas. Puso de manifiesto el profundo desagrado causado por el tratamiento en un medio local de la información relativa a esta denuncia judicial. Al detectar las irregularidades, el Arzobispado investigó y documentó debidamente los datos durante los meses de diciembre y enero, y con asesoramiento letrado elevó de inmediato la causa a la justicia penal. Esta denuncia fue ratificada personalmente por el Arzobispo de San Juan y se constituyó en parte querellante para facilitar la acción judicial.

El mismo arzobispo expresó que "quien desea ocultar, no investiga ni denuncia. Lo verdaderamente escandaloso hubiera sido encubrir esta situación y no acudir a la justicia". Destacó que las afirmaciones del imputado son totalmente falaces, una forma de defenderse que lo pone aún más en evidencia. Cuando no se puede enfrentar la verdad, el recurso es mentir e inventar. En el catálogo de las miserias humanas desde Adán y Eva hasta el presente hay suficientes ideas para la imaginación".

El arzobispado de San Juan también advierte de posibles nuevas declaraciones rimbombantes de calumnias y mentiras del imputado respecto de miembros de la Iglesia, para seguir defendiéndose mediáticamente. No es la primera vez, ni será la última en la historia. Sólo la verdad nos hace libres. En cambio, la mentira y el encubrimiento sólo crean esclavitud en la conciencia. Es el modo de actuar del padre de toda mentira.

Se advierte también que lo que se pueda decir fuera del ámbito judicial sólo tiene el valor de la palabra gratis, donde cabe la ofensa, la calumnia, etc. Por eso también sorprendió que luego de las declaraciones mediáticas del imputado se haya tomado como verdad esas declaraciones. El imputado es alguien que no tiene la exigencia jurídica de decir la verdad. En cambio, la Iglesia sí tiene la obligación jurídica y moral de decir la verdad con todas sus letras. En ese caso se habría faltado a la ética profesional de corroborar la información y escuchar las dos campanas.

A su vez, monseñor Alfonso Delgado expresó que confía en la actuación de la Justicia y no en las presiones que suelen aparecer en estas ocasiones, presiones que repudia, que nunca ha hecho ni aceptado. Reiteró que desea seguir confiando en la seriedad periodística en medios de trayectoria en la vida social.

El arzobispo pidió a los fieles y los agentes de pastoral que tengan confianza en la Iglesia, cimentada en la roca de Pedro, y que confíen en los sacerdotes y en el obispo frente a posibles nuevas calumnias. Y subrayó la fuerza de la oración de todos, unos por otros, para irradiar con el ejemplo la luz del Evangelio en todos los ámbitos y periferias de la sociedad. Agradeció también a los periodistas y medios de comunicación que reflejan en su servicio a la sociedad un correcto sentido ético y profesional.

El arzobispado informará a la comunidad las decisiones que tome la Justicia, especialmente luego de que sea levantado el secreto del sumario.+