Jueves 24 de septiembre de 2020

El Consejo Judío Latinoamericano saludó a la comunidad católica por Navidad

  • 28 de diciembre, 2015
  • Buenos Aires (AICA)
Claudio Epelman, director ejecutivo del Congreso Judío Latinoamericano (CJL) y representante del Congreso Judío Mundial ante la Santa Sede, saludó a la comunidad católica con motivo de la Navidad y aseguró que "hoy nos encontramos frente a dos caminos: el de la convivencia, que nos indica que podemos permanecer unidos ?aun desde nuestras diferencias? y construir todos juntos una sociedad mejor para dejarles a nuestros hijos y, por otro lado, el camino de la autodestrucción". "Nuestro deseo es que el mundo elija el camino de la convivencia y todos los cristianos del mundo puedan pasar las fiestas en paz y en familia, también quienes son perseguidos y refugiados. ¡Feliz Navidad!", subrayó.
Claudio Epelman, director ejecutivo del Congreso Judío Latinoamericano (CJL) y representante del Congreso Judío Mundial ante la Santa Sede, saludó a la comunidad católica con motivo de la Navidad y destacó la "doble carga emotiva" que conlleva esta celebración para los cristianos.

El referente judío consideró que "este 2015 fue un año de profunda convivencia de la Iglesia Católica con los otros credos", y recordó que el 28 de octubre pasado se conmemoraron los 50 años de la declaración Nostra aetate, del Concilio Vaticano II, que impulsó "un cambio en la relación de la Iglesia con las religiones no cristianas".

"Para esta fecha, el papa Francisco convocó por primera vez en la historia a una Audiencia General Interreligiosa, la cual colmó la plaza de San Pedro", subrayó y señaló que "fue la segunda vez que un Papa habló a los católicos acerca de cómo debe ser el vínculo con los judíos; la primera fue a instancias de Pablo VI, cuando se generó Nostra aetate".

"Como contracara de esta convivencia que nos enorgullece, encontramos otros acontecimientos que no podemos obviar. Durante todo el año hemos sido testigos de terribles persecuciones y matanzas a cristianos por el sólo hecho de profesar su fe. El mundo volvió a ver imágenes atroces de asesinatos en masa, de familias dejando sus hogares con el riesgo de morir en el intento por escapar de los grupos fundamentalistas", lamentó.

Epelman consideró que "hoy nos encontramos frente a dos caminos: el de la convivencia, que nos indica que podemos permanecer unidos ?aun desde nuestras diferencias? y construir todos juntos una sociedad mejor para dejarles a nuestros hijos y, por otro lado, el camino de la autodestrucción".

"Nuestro deseo es que el mundo elija el camino de la convivencia y todos los cristianos del mundo puedan pasar las fiestas en paz y en familia, también quienes son perseguidos y refugiados. ¡Feliz Navidad!", concluyó.

Informes: prensa@congresojudio.org.+