Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Especial  |  Virgen María
Venezolanos celebraron en Buenos Aires a la Divina Pastora
Miercoles 15 Ene 2020 | 08:04 am
« Volver
Buenos Aires (AICA): La devoción del pueblo venezolano a la Virgen María en su advocación Divina Pastora tuvo una viva expresión el pasado fin de semana en la parroquia Nuestra Señora de los Dolores, del barrio porteño de Caballito. Allí se celebró misa, se bendijo un cuadro con la imagen mariana, hubo procesión y se rezó al aire libre en parque Centenario.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
La devoción del pueblo venezolano a la Virgen María en su advocación Divina Pastora tuvo una viva expresión el sábado 11 y el domingo 12 de enero en la iglesia parroquial Nuestra Señora de los Dolores, en avenida Díaz Vélez 4860, del barrio porteño de Caballito.

En la misa del sábado por la noche el padre José Reynaldo Capuana MSSCC bendijo un cuadro de la Virgen, que al día siguiente por la tarde fue llevado en procesión al vecino parque Centenario, donde los fieles rezaron al aire libre.

Devoción que congrega multitudes
En Venezuela, ayer, martes 14 de enero, fue la fiesta propiamente dicha que congrega multitudes fervorosas –se estima que más de dos millones de personas- convocadas por la imagen de la Divina Pastora, patrona del estado Lara, donde se encuentra en la iglesia de Santa Rosa, un pueblo cercano a la ciudad de Barquisimeto.

El comienzo de la devoción se remonta a 1736. En 1812 el templo donde se la veneraba fue destruido por un terremoto pero la imagen de la Divina Pastora quedó milagrosamente intacta. Y en 1855 muchas familias de Barquisimeto fueron diezmadas por una epidemia de cólera, por lo que los pobladores desesperados acudieron a la intercesión de la Divina Pastora y la epidemia cesó.



Fiesta popular en Buenos Aires
Simultáneamente, antes y después de los actos de oración en Buenos Aires, hubo en el patio de la parroquia de Nuestra Señora de los Dolores una feria con numerosos puestos con comidas y bebidas típicas, artesanías y otros productos, de venezolanos que viven actualmente en nuestro país.

En uno de esos puestos, María de los Ángeles, licenciada en administración de empresas, con su marido, Juan Pablo, ingeniero industrial venidos hace unos dos años, vendían pastelitos y tequeños –una especie de tubitos de masa rellenos con queso-. Ambos son de Barquisimeto, la zona que tiene especial devoción a la Divina Pastora. Y con ellos estaba Emanuel, hermano de ella, estudiante avanzado de ingeniería, quien llegó de allá hace tres meses y se incorporó al emprendimiento, que se llama TequeRía -haciendo un juego de palabras con tequeño, amor (quería) y alegría (Ría)-. Lo llevan adelante en Banfield (011-62962783) y están contentos.



El domingo celebraron misas para la comunidad venezolana, con la iglesia llena, los padres Carmelo Morra y Mariano Emanuel Zordán MSSCC. Al concluir la misa de media tarde, este último acompañó una procesión al vecino parque Centenario, donde ante la imagen de la Virgen se rezó el Padrenuestro y otras oraciones, con aplausos y vivas a la Virgen.

Entre otros, estaban varios jóvenes venezolanos con remeras blancas y la leyenda Proyecto Vida y Amor, un grupo misionero inspirado por los carmelitas. Eran de Barquisimeto. Uno de ellos, Eduardo, es profesor de tenis, de 21 años y hace unos meses que está acá. Otro, Edilber, es ingeniero, de 30 años y está desde hace más tiempo. Cuando vino al país trabajó como bachero en un restaurante y ahora ha conseguido trabajo como ingeniero en un municipio del Gran Buenos Aires. Piensa volver a su tierra, Barquisimeto, para casarse con su novia y ya casados venirse a vivir a la Argentina.

Otros jóvenes lucían remeras blancas con otra leyenda: Mires, que significa Ministerio Internacional Rocío del Espíritu Santo. Es un movimiento evangélico, que busca que Dios esté en la calle, en las casas, en la vida común, y difunde la lectura de la Biblia. Diego, uno de sus integrantes, habló con entusiasmo a los presentes en la plaza, invitándolos a no lamentar sus circunstancias, sino a verlas como una oportunidad de unirse más a Dios.+ (Jorge Rouillon)


« Volver
Noticias relacionadas:
Murió Mons. José Torquiaro, antiguo capellán de la Policía Federal  22.02.2020
Se rezará el rosario mundial Mater Fátima  19.02.2020
Quedó suspendido el “Gran Rosario de Bendiciones para la Familia”  18.02.2020
Se entronizó en el Paraná una imagen de Nuestra Señora de Itatí  13.02.2020
Mons. Colombo: “Que la Virgen nos ayude a salir de la desunión y el maltrato”  12.02.2020
Francisco saludó a los peregrinos del santuario de Lourdes en El Challao  11.02.2020
Los obispos de Asia encomiendan a la Virgen de Lourdes los enfermos por coronavirus  11.02.2020
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2020 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton