Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Especial  |  Magisterio de los obispos
Los tres advientos de la fe cristiana
Miercoles 11 Dic 2019 | 10:20 am
« Volver
La Plata (Buenos Aires) (AICA): El arzobispo emérito de La Plata, Mons. Héctor Aguer, en su comentario en el programa Claves para un Mundo Mejor, que se emitió por Canal 9 el sábado 7 de diciembre, propuso reflexionar sobre lo que denominó los “tres advientos” de la fe cristiana.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
El arzobispo emérito de La Plata, monseñor Héctor Aguer, en su comentario en el programa Claves para un Mundo Mejor, que se emitió por Canal 9 el sábado 7 de diciembre, propuso reflexionar sobre lo que denominó los “tres advientos” de la fe cristiana.

El prelado comenzó diciendo: “Estamos viviendo el tiempo litúrgico de Adviento. Esta palabra significa venida o llegada. En estas semanas nos preparamos para conmemorar la primera venida de Jesús en la Navidad. Si uno se atiene a los textos litúrgicos, tanto a las lecturas como a las oraciones, comprueba que en realidad esta primera parte del Adviento nos enfoca hacia la segunda venida de Jesús, hacia su venida gloriosa al fin de los tiempos como decimos en el Credo: “vendrá con gloria a juzgar a vivos y muertos y su Reino no tendrá fin”.

“Por eso podemos decir que hay un doble Adviento: por un lado la preparación hacia la conmemoración de la primera venida de Jesús, su Nacimiento en Belén, su Encarnación, lo que significó para la historia humana el hecho de que el Hijo de Dios hecho hombre pisara esta tierra, viviera como un hombre, muriera también en la Cruz y resucitara también y llevara la humanidad glorificada al Cielo. Desde allí sale la promesa de su segunda venida. Por eso también el Adviento se enfoca a esta segunda venida al fin de los tiempos”.

El arzobispo emérito platense prosiguió su reflexión citando cartas de San Pablo a los Corintios y a los Tesalonicenses, tras lo cual recapituló: "Hay un primer Adviento donde conmemoramos la primera venida de Jesús y hay un segundo Adviento donde esperamos la segunda venida, y este tiempo litúrgico nos recuerda que esa segunda venida está siempre pendiente. Los primeros cristianos tenían esto muy en claro: esa segunda venida del Señor será en el momento menos pensado, aunque falten siglos para que eso se cumpla”.

“Pero si lo pensamos bien -explicó monseñor Aguer- también hay un tercer Adviento. No sólo la preparación para celebrar la primera venida y el recuerdo de esa segunda venida hacia la cual nos encaminamos sino el hecho de que Cristo viene continuamente a nuestras almas. Podríamos decir que hay un adviento cotidiano de Dios a nosotros. El hecho de vivir en la gracia de Dios, de escuchar su Palabra con fe y recibirla con fe, el hecho de participar de la Eucaristía, de vivir en la Iglesia, de comprender lo que significa la comunión de la Iglesia. Todo eso es la apertura a la venida continua del Señor. Esto es el que vino históricamente una vez hace más de dos mil años, nació en Belén y que va a volver al fin de los tiempos para juzgar al mundo y cerrar la historia humana viene constantemente a nuestra almas y nos recuerda su primera venida y nos prepara para su segunda venida”.

“Por eso -reflexionó el prelado-, en este tiempo de Adviento, en que nos preparamos para la Navidad, tenemos que abrir el corazón y el pensamiento a esta venida continua de Jesús y no dejarla pasar. Hay tantas ocasiones providenciales en la vida que son signos de esa visita continua de Dios. ¡No vivamos distraídos! En el Evangelio aparece muy claro eso: la posibilidad de que los fieles se distraigan, se dispersen, se entusiasmen con las cosas que tienen entre manos y se olviden de Dios. Y eso que vale para cada uno de nosotros, individualmente, para cada sujeto, para cada cristiano, vale para una sociedad, para una nación, para el mundo entero”.

En la última parte de su reflexión monseñor Aguer propuso que "nosotros, los cristianos, debemos tener el corazón siempre abierto a esa venida del Señor y, además, debemos darnos cuenta de que, de alguna manera, estamos encargados de hacer presente continuamente esa venida del Señor que toca los corazones con su gracia providencialmente y que endereza la vida cuando otorga el don de la fe a personas que, a lo mejor, pasaban distraídamente por el mundo. Quizás podamos ser agentes providenciales aunque sea indirectamente de esa visita de Dios. Entre tanto preparémonos bien para las próximas fiestas”, concluyó.+

« Volver
Noticias relacionadas:
El seminario de La Plata cumplió 98 años  10.01.2020
Mons. Fernández: "Epifanía, aniversario de nuestro encuentro con Cristo"  07.01.2020
Jóvenes platenses realizaron una Navidad Solidaria  27.12.2019
Mons. Fernández en Navidad: "Jesús viene a rescatar todo eso que vale la pena"  25.12.2019
Procesión en honor a la Virgen de Itapé  26.12.2019
Mons. Aguer exhortó a celebrar bien la Navidad  24.12.2019
"Cristo, el hombre y su destino", último libro de Mons. Aguer  19.12.2019
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2020 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton