Lunes 28 de septiembre de 2020

Año Santo por 800 aniversario del fallecimiento de Santo Domingo de Guzmán

  • 7 de agosto, 2020
  • Osma-Soria (España) (AICA)
Mañana, 8 de agosto, en la diócesis de Osma-Soria dará inicio un Año Santo con motivo del 800 aniversario de la muerte de Santo Domingo de Guzmán.

Con la presencia del nuncio apostólico en España, monseñor Bernardito Auza, la diócesis española de Osma-Soria dará inicio al Año Santo Dominicano (2020-2021) con motivo del 800º aniversario de la muerte de Santo Domingo de Guzmán acaecida en el año 1221. 

El fundador de la Orden de Predicadores, fue miembro del cabildo de la Catedral y vicario general de esta diócesis.

“Quisiera que fuera un año de actos significativos que contribuya a un mayor conocimiento de Santo Domingo, al incremento de la devoción a nuestra Madre la Virgen y a un mayor afán evangelizador por parte de los miembros del Pueblo de Dios que peregrina en Osma- Soria”, expresó el obispo de Osma-Soria, monseñor Abilio Martínez Varea.

La inauguración del Año Dominicano será el sábado 8 de agosto a las 12, con una misa en la catedral de El Burgo de Osma, presidida por monseñor Auza.

Santo Domingo de Guzmán nació en Caleruega, hoy provincia de Burgos, pero entonces territorio de la diócesis de Osma en el año 1170. Con motivo de la nueva demarcación de muchas diócesis españolas llevada a cabo a mediados del siglo pasado, Caleruega pasó a territorio burgalés, al que pertenece en la actualidad, pero en la diócesis se conserva muy fuerte el vínculo familiar hacia esta figura. Es patrono del seminario diocesano e, igualmente, junto con San Pedro de Osma, de la diócesis.

Miembro de una familia de santos, su padre, Félix de Guzmán, es reconocido en la Iglesia como Venerable. Su madre, Juana de Auza, es venerada como Beata. Su hermano Antonio es Venerable y su hermano Manés, que se unió a Domingo cuando éste fundó de la Orden de Predicadores, también fue beatificado.

De Santo Domingo de Guzmán se dice que “hablaba de Dios o con Dios”; inspirado en esto, la diócesis tomó esta frase como lema para este Año.

Según precisan, este lema muestra lo que la Iglesia que peregrina en Osma-Soria quiere para el Año Dominicano, “un crecimiento en intimidad con Dios de los diocesanos y un deseo cada vez mayor para darlo a conocer a todos”, según afirmó monseñor Martínez.

El logo de este año fue realizado por el noviciado de las religiosas Dominicas de Lerma en donde se destacan los principales aspectos de la vida de Santo Domingo de Guzmán.

Entre las muchas actividades que se darán a lo largo del año, el 29 de agosto se llevará a cabo la conferencia “La impronta de Santo Domingo en el Burgo de Osma” y se prevé un ciclo de conciertos sobre piezas inspiradas en la oración del Rosario; una exposición centrada en la figura de Santo Domingo y su contexto histórico y la orden de predicadores por él fundada; y además se realizará una peregrinación diocesana a Caleruega, Burgos (España), lugar de nacimiento de Santo Domingo, el 6 de abril.

Durante el tiempo de cuaresma las reliquias de Santo Domingo que se encuentran en la catedral peregrinarán por la diócesis.

Si las circunstancias lo permiten también se realizarán peregrinaciones a los principales lugares de su vida, como son Bolonia (Italia) en donde está enterrado; Asís (Italia) por el famoso abrazo con San Francisco, otro gigante de la espiritualidad cristiana, y Roma.

Está previsto que el Año Santo se clausure con la celebración de las Vísperas en la catedral el 6 de agosto de 2021.

Con motivo de esta conmemoración tan especial, en la diócesis se compuso la siguiente oración para este Año Santo:

Dios Padre bueno,
concédenos la gracia de prepararnos para celebrar
el VIII centenario del nacimiento para el Cielo
de nuestro patrono, Santo Domingo de Guzmán.
Infunde en aquellos que formamos esta Iglesia de Osma-Soria,
que se honra de tener entre sus hijos más destacados a Santo Domingo,
las virtudes con que lo enriqueciste en su vida terrena.
Danos pasión por la Verdad y por anunciarla a todos;
regálanos un corazón enamorado de tu Palabra;
forma en nosotros un alma contemplativa al servicio de los hermanos,
sobre todo, de los que no te conocen y de los más pobres;
haz que seamos cristianos alegres
que sepamos vivir siempre hablando de Dios y con Dios.
Señor Jesucristo,
derrama tu Santo Espíritu en nosotros
y modela nuestras vidas, por intercesión de Santo Domingo,
según el Evangelio. Amén. +