Lunes 20 de mayo de 2024

Catamarca: asumió el nuevo Vicario Episcopal para la Educación

  • 3 de enero, 2024
  • San Fernando del Valle de Catamarca (AICA)
El padre Lucas Segura fue oficialmente nombrado en una celebración presidida por el obispo, Mons. Luis Urbanc.
Doná a AICA.org

El viernes 29 de diciembre, el obispo de Catamarca, monseñor Luis Urbanc, puso en funciones al padre Lucas Segura como nuevo Vicario Episcopal para la Educación y Coordinador General del Centro Educativo y Cultural Diocesano Virgen del Valle. La Eucaristía fue concelebrada por sacerdotes del clero diocesano -entre ellos el vicario general, presbítero Julio Murúa- y de la arquidiócesis de Tucumán.

En el comienzo de la celebración eucarística, el canciller y secretario general de la curia diocesana, presbítero Diego Manzaraz, dio lectura a sendos decretos de designación, tras lo cual se dio inicio a la liturgia de la Palabra.

Participaron de la celebración representantes legales, directivos y docentes de los colegios católicos de la diócesis, familiares y amigos del padre Segura, y fieles en general, quienes se dieron cita para la ocasión en la Catedral Basílica y Santuario de la Virgen del Valle.  

Durante la homilía, monseñor Urbanc puso de relieve que “la educación ha sido siempre una tarea asumida por la Iglesia”, porque “se funda en que Cristo es Maestro”. Destacó la tradición de la Iglesia como educadora, afirmando que “hay miles de congregaciones religiosas, a lo largo de sus 2.000 años de existencia, que se han ocupado de la educación de aquellos que a nadie le interesaban, los pobres, los abandonados. Ahí estaba la Iglesia, asumiendo el rol de la enseñanza”.

Asimismo, resaltó la figura del beato Mamerto Esquiú, “un gran educador, quien se ocupó por muchos años de la enseñanza, y así muchas congregaciones religiosas. Y es triste cuando vemos que se quiere marginar a la Iglesia de este rol tan importante, que ha cumplido a lo largo de 2.000 años”.

Tomando el texto de la primera carta de San Juan, afirmó que “un maestro ayuda a conocer, porque solamente lo que se conoce de verdad se puede amar (...); y la Iglesia, por tanto, tiene la misión de enseñar. Y hay una herramienta importante que se trabaja siempre en nuestras comunidades: la Catequesis, que es profundización en la fe”.

“La educación es muy importante, por eso en la diócesis he creado la Vicaría de Educación, para coordinar los distintos colegios que la Iglesia en Catamarca tiene que conducir y acompañar. Es una tarea ingente”, indicó, apuntando que “los valores que proponemos, muchas veces, colisionan con los antivalores que ofrece la sociedad laica”.

“La Iglesia -manifestó- se esmera y pone mucho esfuerzo en educar, en capacitar al ser humano, para que con la luz de la fe, la luz del conocimiento, pueda entender el sentido de la vida, entendernos a nosotros, entender a los demás, entender de dónde venimos y a dónde vamos. Eso es educar, capacitar para la vida”.

En ese sentido, consideró que “la educación tiene que ser integral, porque abarca todo el ser, su aspecto temporal, visible, y sobre todo lo invisible, el mundo sobrenatural, el mundo de la fe. Todo se tiene que integrar, y una realidad ilumina la otra. Y esto es una tarea ingente, hacer que, desde las instituciones educativas que tenemos en nuestras manos, cada educando y cada educador se encuentre con Jesús”.

Hacia el final, pidió “que nuestra Madre, que es Maestra de maestros, nos acompañe con su intercesión, su humildad, su paciencia, para seguir apostando en esta hermosa tarea que tenemos entre manos, que es educar a los seres humanos que están viniendo a este mundo, para que de verdad conozcan a Jesús, amen a Jesús, sirvan a Jesús en este mundo, y puedan gozar de Él en la eternidad”.

Profesión de fe y juramento de fidelidad
Luego, el padre Lucas Segura realizó la profesión de fe y el juramento de fidelidad ante el obispo. 

Primero, el padre Segura destacó “la rica historia de la educación en la vida de la Iglesia de Catamarca, en la que no se puede soslayar la figura de nuestro beato Mamerto Esquiú, y, más contemporáneamente, continuando la línea establecida por Mons. Luis Urbanc desde el año 2008, cuando convirtió lo que era la Junta Diocesana de Educación Católica en Vicaría Episcopal para la Educación, que lejos de ser un cambio de denominación se trata de una opción pastoral, que consiste en comunidades  vinculadas a la educación con un sacerdote que la atiende en nombre del obispo”.

“Por eso -continuó- no se puede entender la educación en la vida de la Iglesia si no es en clave pastoral, ya sea como una diaconía o servicio de la verdad, o como una obra de la misericordia o de caridad. Jesús es el Maestro, que nos hace partícipes de su magisterio cuando nos dice: ‘Vayan y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos’. Por este mandato misionero de Jesús, es que existen las 16 instituciones que forman parte de la Vicaría de Educación, que cuentan, aproximadamente, con un total de 15.000 alumnos”.

Asimismo, mencionó los avances que se vienen dando en la Vicaría, “que nos consolidan cada vez más como cuerpo; por eso, le pedimos al Señor que nos ayude a caminar juntos o sinodalmente”.

Desde la creación de la Vicaría Episcopal para la Educación, en 2008, precedieron al padre Lucas Segura los presbíteros Víctor Hugo Vizcarra, Juan Ramón Cabrera y Oscar Tapia. +