Viernes 25 de septiembre de 2020

Caritas Líbano: "Vivimos en una pesadilla pero no nos rendimos y seguimos ayudando"

  • 5 de agosto, 2020
  • Beirut (Líbano) (AICA)
Caritas Internationalis solidaria y cercana con la Caritas libanesa, después de las devastadoras explosiones que azotaron Beirut.

“Es una situación terrible y desastrosa y hoy estamos en total confusión”, informa a Caritas Internationalis Rita Rhayem, directora de Cáritas Líbano, cuyo personal inmediatamente tomó medidas para ayudar a las personas afectadas por la explosión. 

La confederación Caritas también está lanzando un plan de emergencia coordinado por la secretaría general de Caritas Internationalis para ayudar de inmediato a las víctimas. 

“La situación es crítica y esta es la primera vez que enfrentamos una emergencia de esta magnitud. La situación es apocalíptica, pero no nos detenemos y avanzamos para ayudar a todas las personas en dificultades”, expresó Rhayem. 

“Hay muchas muertes y muchas lesiones, y desde el punto de vista de la salud, la imagen probablemente se deteriorará rápidamente debido a los efectos de los gases tóxicos. 

Caritas Líbano se está preparando para esta eventualidad, pero nuestros centros de salud no tienen medios para hacer frente a tal eventualidad y las operaciones de rescate se hacen aún más difíciles por la falta de electricidad”. 

La sede de Caritas Líbano también sufrió graves daños por la explosión. Providencialmente, la oficina había cerrado poco antes de la explosión y, por lo tanto, ninguno de los empleados resultó herido. 

“A partir de las 18 de ayer, el país se detuvo y estamos experimentando una pesadilla”, dice el presidente de Caritas Líbano, el padre Michel Abboud. Beirut está devastado y estamos totalmente abrumados por la escala de los acontecimientos”.

“Nuestros voluntarios se movilizaron de inmediato para localizar y ayudar a los heridos, quienes lamentablemente ya están abrumados e increíblemente abarrotados en nuestros centros de atención primaria, así como en los hospitales. Falta todo, incluida la comida para mantener a la población afectada”, agregó Rhayem. 

“Instalamos, continúa el sacerdote, tiendas de campaña cerca del área donde ocurrió la explosión, para comenzar a distribuir alimentos y medicinas. Obviamente no se hacen distinciones y los bienes van a cristianos y musulmanes, miramos a aquellos en una situación de necesidad, no a la tarjeta de identidad, a la religión profesa o al país al que pertenecen”. 

La comida, la ropa, las drogas y el refugio “son las primeras intervenciones en una emergencia”, continúa el presidente de Caritas Líbano, pero “al mismo tiempo estamos activando conventos religiosos y escuelas, abriendo las puertas para brindar hospitalidad y hospitalidad a los necesitados, a las familias abandonadas que no tienen ayuda En este sentido, hemos identificado un grupo para confiar la tarea de cuidar la logística y organizar la distribución de los núcleos”. 

Algunas familias, agregó, “se niegan a abandonar sus hogares y prefieren dormir sobre vidrios rotos, sobre fragmentos, y otras que ya ni siquiera tienen un ladrillo, todo ha sido destruido y necesita refugio urgentemente”. 

Como señala el Secretario General de Caritas Internationalis, Aloysius John, las explosiones a gran escala de ayer causaron más daños a un Líbano que ya estaba de rodillas debido a la crisis económica y política, la violencia, la pandemia de Covid-19 y las consecuencias de las sanciones económicas impuestas a Siria. Por lo tanto, John insta a “la comunidad internacional a intervenir de manera urgente e incondicional para ayudar a la población.

“Tampoco debemos olvidar cuánto los efectos de las sanciones económicas y la violencia han debilitado a este país y están afectando fuertemente al Líbano, que hoy también enfrenta una grave crisis alimentaria”, agregó John. Es esencial que la comunidad internacional actúe con decisión para aliviar el sufrimiento de los libaneses, eliminando de inmediato las sanciones económicas”.

NOTICIAS RELACIONADAS