Lunes 24 de junio de 2024

Conversatorio en la sede del Episcopado sobre el proceso sinodal de la Iglesia

  • 15 de marzo, 2024
  • Buenos Aires (AICA)
Disertó Mons. Luis Marín de San Martín OSA, subsecretario de la Secretaría General del Sínodo, quien ponderó "este momento que testimonia desde abajo una Iglesia que vive la unidad y la pluralidad".
Doná a AICA.org

Monseñor Luis Marín de San Martín OSA, subsecretario de la Secretaría General del Sínodo, brindó un conversatorio el jueves 14 de marzo en la sede de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), del barrio porteño de Retiro, donde reflexionó sobre lo que se está realizando en las iglesias particulares camino a la Asamblea Sinodal de octubre próximo.

Participaron del encuentro el obispo auxiliar de La Plata y secretario general de la CEA, monseñor Alberto Bochatey OSA; el director de la Oficina de Comunicación y Prensa de la CEA, presbítero Máximo Jurcinovic, junto con representantes de diversos medios de comunicación de manera presencial y virtual.

Monseñor Marín recordó que el Sínodo “es también un momento de escucha”. “Realmente es una alegría poder participar de este momento de renovación profunda, momento hermoso que abre puertas y que testimonia desde abajo una Iglesia viva, que vive la unidad y pluralidad también”, continuó.

“Para mí -agregó- visitar países, conferencias episcopales y otros grupos, me ayuda a tener una visión de la Iglesia amplia y también acompañar todos estos procesos de renovación y esperanza”.

Consultado sobre la dificultad del avance y aplicación del sínodo en las diversas realidades eclesiales de los países que visita, señaló: “Eso ocurre, hay diferentes realidades. Yo me pregunto siempre cuál es la causa de que algunos grupos no se impliquen todo lo que se debiera. Yo creo que hay que seguir informando de qué se trata porque puede haber ideas extrañas y confusiones. Hay que aclarar de qué se trata. Es un proceso de renovación que nos implica a todos”.

El referente vaticano aseguró que la “sinodalidad es un proceso que afecta a toda la Iglesia, toda la Iglesia es sinodal y camina unida a Cristo. Este proceso se concreta de diferentes modos; una es el sínodo de los obispos, otra es en los consejos pastorales, en la parroquia, en los consejos económicos, en las conferencias episcopales”.

Además, afirmó que “si se vive la unidad en la caridad, las diferencias enriquecen. Una Iglesia rica culturalmente, con distintas experiencias, donde las respuestas y los desarrollos son diversos en los continentes”.

Por otra parte, recordó que todo proceso de cambio “comienza desde la base, desde abajo. Para este proceso hay que tener en cuenta 'las 3 P': Paciencia, porque recién estamos sembrando y los frutos ya se recogerán; Perseverancia, para buscar distintas formas de diálogo, distintos modos de llegar a todas las personas y Presencia, ya que es un proceso experiencial, no solo teórico. Afecta la vida y es una experiencia porque Cristo y todo lo que se refiere a Cristo, a la fe, es experiencia”.

Monseñor Marín desarrolló también aspectos referidos al documento conclusivo del mes de octubre, los grupos de estudio creados por el Papa para diversos temas que arrojó la asamblea, los signos y gestos evidenciados en el encuentro en Roma, la necesidad de seguir fomentando una Iglesia abierta y misionera a los posibles temas que puedan desprenderse luego de octubre y cómo buscar caminos de difusión concreta y de puesta en evidencia de la sinodalidad, entre otros aspectos abordados”.

Finalmente, monseñor Marín agradeció la tarea de los comunicadores y reforzó el pedido de ayuda para seguir informando sobre la importancia de este sínodo para la Iglesia universal.

Antes de concluir, monseñor Bochatey rescató el concepto de “libertad” y también reforzó las palabras vertidas por monseñor Marín respecto a que “estamos viviendo un momento de la Iglesia histórico, con un Papa único”.+