Domingo 3 de marzo de 2024

Cristianos y budistas: siete verbos para sanar juntos a la humanidad herida

  • 16 de noviembre, 2023
  • Bangkok (Tailandia) (AICA)
Están incluidos en la Declaración final del VII Coloquio budista-cristiano, realizado en Tailandia por el Dicasterio para el Diálogo Interreligioso junto a algunas importantes entidades budistas.
Doná a AICA.org

"En estos tiempos difíciles, nos negamos a dejarnos llevar por la desesperación, porque creemos firmemente que, en medio de los nubarrones, aquellos que están profundamente arraigados en sus respectivas tradiciones religiosas y dispuestos a trabajar junto con todos pueden traer una rayo de esperanza a una humanidad desesperada", escribieron en su declaración final los participantes en el VII Coloquio budista-cristiano, que concluyó hoy en Bangkok y que giró sobre el tema "Karu y Ágape en diálogo, para la curación de una humanidad y de una tierra heridas".

Promovido por el Dicasterio para el Diálogo Interreligioso, junto con la Universidad Mahachulalongkornrajavidyalaya, la Universidad Budista Mahamakut, la Orden Budista China de la Sangha en Tailandia, el Wat Phra Chetuphon, la Fundación Sirivadhanabhakdi y la Conferencia Episcopal de Tailandia, el Coloquio se llevó a cabo durante cuatro días en el Baan Phu Waan, con la participación de unas ciento cincuenta personas entre budistas y cristianos, procedentes de Camboya, Hong Kong, India, Japón, Malasia, Mongolia, Myanmar, Singapur, Sri Lanka, Corea del Sur, Tailandia, Taiwán, Reino Unido y la Santa Sede, entre otros países. 

De la sesión inaugural también participaron autoridades locales y representantes de otras religiones presentes en Tailandia, como hindúes, musulmanes y sikhs.

A partir de la mirada sobre los puntos de encuentro entre el valor budista de la compasión (Karu) y la idea cristiana de la caridad (Ágape), los participantes aceptaron el desafío de afrontar los desafíos que hoy enfrenta la humanidad. 

“Reconocemos que tanto el budismo como el cristianismo -afirmó el cardenal Miguel Ángel Ayuso Guixot, prefecto del Dicasterio para el Diálogo Interreligioso- comparten un profundo compromiso con el bienestar de la humanidad y de la Tierra. Entendemos que nuestro mundo está herido de muchas maneras (social, económica y ecológicamente) y que clama por ser sanado. En este reconocimiento compartido de nuestra responsabilidad colectiva, encontramos puntos comunes que trascienden las fronteras religiosas".

“Como budistas y cristianos -escriben los participantes en el documento final- vemos a Buda y a Jesús como grandes sanadores. El Buda señaló la codicia y Jesús el pecado como causa del sufrimiento. En muchos niveles, Jesús y Buda propusieron el amor y la compasión como medicina para disipar la oscuridad en el corazón humano y en el mundo. Alimentados por sus respectivas enseñanzas espirituales, budistas y cristianos han adoptado, durante miles de años, formas de vida compasivas para afrontar el sufrimiento de la vida".

Desde esta perspectiva, el documento final señala 7 verbos, de los que puede surgir un compromiso común: reconocer que todos pertenecemos a una única familia humana; dialogar para prevenir la violencia y sanar tanto a la víctima como al perpetrador; cultivar la empatía hacia el sufrimiento de los demás y del medio ambiente; innovar para garantizar que la herencia espiritual de las propias tradiciones religiosas hable a la humanidad herida de hoy; educar especialmente a los más pequeños en el encuentro con los demás; orar para purificar los corazones y las mentes.

Al finalizar el trabajo, los participantes también hicieron el gesto simbólico de plantar dos árboles: un ejemplar de ratchaphruek, el árbol simbólico de Tailandia, y una planta payung, que en idioma tailandés significa "apoyar". Finalmente, se estableció que el VIII Coloquio Budista-Cristiano se llevará a cabo en 2025 en Phnom Penh, Camboya.+