Domingo 3 de marzo de 2024

Es incompatible ser católico y pertenecer a la masonería, confirmó la Santa Sede

  • 15 de noviembre, 2023
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Esa fue la respuesta del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, aprobada por el Papa, a la consulta de un obispo filipino, preocupado por el aumento de fieles de su diócesis inscritos en la masonería.
Doná a AICA.org

Los católicos todavía tienen prohibido unirse a logias masónicas: así lo confirma una respuesta del Dicasterio para la Doctrina de la Fe del 13 de noviembre de 2023, firmada por el prefecto, cardenal Víctor Fernández, y aprobada por el Papa Francisco

El Dicasterio respondió de esa manera a una consulta del obispo de Dumanguete en Filipinas, monseñor Julito Cortés. El prelado filipino “describió con preocupación la situación en su diócesis, en cuanto al constante aumento del número de masones, y pidió sugerencias sobre cómo afrontar adecuadamente esta realidad desde el punto de vista pastoral, teniendo en cuenta también sus implicaciones doctrinales”.

Para responder a la consulta, el Dicasterio decidió involucrar también a la Conferencia Episcopal de Filipinas, “notificando que sería necesario implementar una estrategia coordinada entre cada uno de los obispos locales, que incluya por lo menos dos enfoques”.

El primero se refiere al nivel doctrinal: el Dicasterio reitera que “la pertenencia activa de un fiel a la masonería está prohibida, debido a la irreconciliabilidad entre la doctrina católica y la masonería (cf. la Declaración de la Congregación para la Doctrina de la Fe de 1983, y las mismas Directrices publicadas por la Conferencia Episcopal de Filipinas en 2003)".

Por tanto, aclara la nota, “quienes formal y conscientemente sean miembros de logias masónicas y hayan abrazado los principios masónicos, quedan comprendidos en las disposiciones presentes en la citada Declaración. Estas medidas se aplican también a cualquier eclesiástico registrado en la masonería".

El segundo enfoque se refiere al nivel pastoral: el Dicasterio propone a los obispos filipinos "realizar una catequesis popular en todas las parroquias, sobre las razones de la incompatibilidad entre la fe católica y la masonería". 

Finalmente, se invita a los obispos de Filipinas a evaluar la oportunidad de pronunciarse públicamente sobre este tema.

La Declaración de noviembre de 1983 fue publicada en vísperas de la entrada en vigor del nuevo Código de Derecho Canónico. El Código reemplazó al de 1917 y, entre las novedades, se constató –para algunos con satisfacción, para otros con preocupación– la ausencia de la condena explícita de la masonería y de la pena de excomunión para sus afiliados, que en cambio estaba presente en el texto anterior. La Declaración, firmada por el entonces cardenal Joseph Ratzinger y por el secretario de la Congregación, Jérôme Hamer, aprobada por el papa san Juan Pablo II, subraya que los católicos inscritos en logias masónicas se encuentran "en estado de pecado grave".+