Viernes 26 de febrero de 2021

En Corrientes se vive el jubileo de los dominicos

  • 9 de noviembre, 2015
  • Goya (Corrientes) (AICA)
El sábado 7 de noviembre comenzó el año jubilar de la Orden de Predicadores, proclamado al cumplirse 800 años de la confirmación de esta orden fundada por santo Domingo de Guzmán. El obispo de Goya, monseñor Adolfo Canecín, celebró una misa en el monasterio San Alberto Magno, de Lavalle, donde residen monjas dominicas contemplativas.
El sábado 7 de noviembre comenzó el año jubilar de la Orden de Predicadores, proclamado al cumplirse 800 años de la confirmación de esta obra fundada por santo Domingo de Guzmán. El obispo de Goya, monseñor Adolfo Canecín, celebró una misa en el monasterio San Alberto Magno, de Lavalle, donde residen monjas dominicas contemplativas.

Las Eucaristía se inició en la puerta del monasterio dominico, bajo el lema "Enviados a predicar el Evangelio". Allí proclamó la palabra el presbítero Diego Villalba y se encendió un cirio, como signo de introducción y la conclusión con un renovado envío a predicar el Evangelio. El obispo presidió la solemne eucaristía, que concluyó con la oración del jubileo.

Monseñor Canecín recordó que este Año Jubilar Dominico comenzó en los últimos días del Año de la Vida Consagrada, que el papa Francisco convocó para hacer memoria agradecida del pasado, vivir con pasión el presente y proyectar con esperanza el futuro.

El prelado observó que se acerca un "tiempo de gracias", en referencia al Año de la Misericordia. También celebró el nombramiento episcopal del fraile dominico Carlos Azpiroz Costa, elegido por el papa Francisco arzobispo coadjutor de Bahía Blanca.

"¡Qué lindo es hacer memoria de la vida de santo Domingo de Guzmán, un santo que dejó huellas!", dijo el obispo. "Cuando los cristianos tomamos y vivimos en serio el Evangelio dejamos huellas en la historia", resaltó.

Monseñor Canecín también consideró que una memoria agradecida permite vivir el presente con pasión, y alentó a "no dejarse amedrentar por los problemas".

"Si tenemos pasión en el presente nos lanza hacia el futuro siendo realista, sobre todo, teniendo en cuenta que vivimos actualmente una crisis de civilización, con cambios inéditos, que nos reclama a los cristianos de fe respuestas inéditas. Porque hoy Dios quiere valerse de nosotros, personal y comunitariamente. Tanto laicos como consagrados están llamados hacer un discernimiento comunitario, intentando responder juntos a los desafíos", dijo.

El cierre del año jubilar en la Argentina será el 7 de noviembre de 2016, fiesta de todos los santos de la Orden de Predicadores.

Dos acontecimientos que se darán en el marco del año jubilar, y son de singular importancia para los frailes dominicos, son la profesión solemne de fray Pablo Caronello OP, el 15 de noviembre en Buenos Aires, y la consagración episcopal de fray Carlos Azpiroz Costa OP, prevista para el 22 de diciembre, aniversario de la confirmación de la orden.+

Campaña Donación AICA