Miércoles 19 de junio de 2024

Encuentro Interdiocesano de Catequistas con la mirada en el Jubileo 2025

  • 10 de junio, 2024
  • Victoria (Entre Ríos) (AICA)
Con el lema "En tu mirada, catequistas", 350 catequistas de la arquidiócesis de Rosario y la diócesis de Gualeguaychú participaron de un momento de reflexión camino hacia el año jubilar.
Doná a AICA.org

Unos 350 catequistas de la arquidiócesis de Rosario y la diócesis de Gualeguaychú colmaron el sábado 8 de junio las instalaciones del Salón de Usos Múltiples (SUM) de la Escuela de Comercio de la localidad de Victoria, provincia de Entre Ríos, para participar del Encuentro Interdiocesano de Catequistas, que se desarrolló con el lema "En tu mirada, catequistas'.

Al mediodía se celebró la Eucaristía, la cual fue presidida por el obispo de Gualeguaychú, Monseñor Héctor Zordán M.Ss.Cc , y concelebrada por los presbíteros Marcelo Carraza , Milton Senestrari y Maximiliano Vanerio. 

El encuentro tuvo por objetivo reflexionar sobre lo propuesto por el Papa Francisco hacia el Jubileo 2025, lo que para la región litoral supone un camino de preparación definido por una tríada: un encuentro diocesano realizado el año pasado; un encuentro interdiocesano realizado este último fin de semana, y un encuentro regional, que se realizará el año próximo.

En la homilía, monseñor Zordán hizo hincapié en las fechas concatenadas que hablan del corazón de Jesús y el corazón de María. "Alguien dijo que el corazón de María es el más parecido al de Jesús, seguramente Jesús aprendió de ella las virtudes humanas y, al revés; ella aprendió de Él contemplándolo y viendo en su corazón los rasgos de Dios". "María aprendió por imitación y por contagio, mirar el corazón de María es mirar el corazón de Jesús", continuó.

Por otra parte, el prelado hizo hincapié en el mensaje papal para la Jornada Mundial de las Comunicaciones 2024: "En esta época tan rica en tecnología y pobre en humanidad, nuestra reflexión sólo puede partir del corazón humano, dotándonos de una mirada espiritual, recuperando una sabiduría del corazón y redescubriendo una comunicación humana. Los catequistas somos comunicadores de la buena noticia", finalizó. +