Viernes 27 de noviembre de 2020

"Estoy deseoso de llegar a Rosario", adelantó Mons. Martín

  • 4 de julio, 2014
  • Río Cuarto (Córdoba)
El arzobispo electo de Rosario, monseñor Eduardo Eliseo Martín, envió un mensaje a la arquidiócesis rosarina en el que manifestó su alegría por la misión que el papa Francisco le encomienda y su deseo de llegar pronto para entregar su vida "al servicio de Dios, de la Iglesia y de la comunidad". Monseñor Martín insistió en la necesidad de asumir el magisterio que el papa Francisco propone a la Iglesia en estos tiempos.
El arzobispo electo de Rosario, monseñor Eduardo Eliseo Martín, manifestó su alegría por la misión que el papa Francisco le encomienda y su deseo de llegar pronto para entregar su vida "al servicio de Dios, de la Iglesia y de la comunidad".

La promoción del obispo fue dada a conocer el viernes 4 de julio por el nuncio apostólico, monseñor Emil Paul Tscherrig, a través de la agencia AICA, en el mismo momento en el que se publicaba en Roma.

"Estoy deseoso de llegar, para entregar mi vida allí al servicio de Dios, de la Iglesia, de todo el pueblo y la comunidad", manifestó monseñor Martín.

Monseñor Martín, consultado por LV 16, insistió en la necesidad de asumir el magisterio que el papa Francisco propone a la Iglesia en estos tiempos: "Tenemos que caminar siguiendo las huellas de Francisco, y ponernos en ese sentido de servicio, de misión que tiene la Iglesia: nosotros no somos nada, somos un instrumento, un canal, lo que importa es que brille Cristo y pueda llegar a todos los corazones".

Consultado por la situación social de Rosario y los alrededores, el prelado expresó: "La misión de la Iglesia es llevar a Jesús, y ese es el principal aporte que la Iglesia puede realizar a la sociedad. Si cambian las personas, puede cambiar la sociedad. Nos aflige y nos preocupa todo lo que es la corrupción, el narcotráfico y las víctimas de las drogas".

"La Iglesia no tiene soluciones técnicas a los problemas -explicó-, pero puede aportar esta riqueza de la que es portadora, pero no dueña. También a través de la doctrina social de la Iglesia, que ofrece a todos los hombres de buena voluntad, y con la manifestación de la fe en los lugares donde se desarrolla la vida humana".+

[img]http://www.aica.org/subidas/1061.jpg[/img]