Jueves 22 de febrero de 2024

El exarca greco-católico visitó la Argentina y rezó por la paz en Ucrania

  • 25 de julio, 2023
  • Buenos Aires (AICA)
Monseñor Manuel Nin presidió una liturgia pontifical en la catedral Santa María del Patrocinio. Junto a la comunidad ucraniana local, pidió a Dios que conceda la paz a ese "pueblo heroico".
Doná a AICA.org

El exarca apostólico de la Iglesia Católica Griega del Rito Bizantino, monseñor Manuel Nin OSB visitó el 23 de julio la catedral Santa María del Patrocinio, en Buenos Aires, perteneciente a la Eparquía Greco-Católica Ucraniana.

Con la bendición del eparca local, monseñor Daniel Kozlinski, los fieles ucranianos de las parroquias porteñas, pertenecientes a la Eparquía, tuvieron la oportunidad de participar de la liturgia pontifical presidida por el referente greco-católico y concelebrada por el presbítero Nazariy Kashchak, párroco de la catedral, y por el presbítero Carlos Carboch, asistidos por el diácono Marcos Rozicki, recientemente ordenado.

Durante su estadía en la Argentina, monseñor Nin predicó un retiro para las Hermanas Benedictinas, y respondió con alegria a la invitación de visitar la comunidad bizantina ucraniana y presidir la Divina Liturgia de San Juan Crisóstomo.

Después de la lectura del Evangelio, el exarca se dirigió a los fieles y proclamó: “La eclesialidad de la Iglesia Universal es modelo de la unidad de Cristo con sus apóstoles”.

Tras citar el pedido de Jesús: “Denles de comer”, el predicador explicó que “el Señor nos hace parte de su compasión, nos hace tomar conciencia de la propia pobreza, simbolizada en los cinco panes y dos peces; pero también de la importancia de nuestro ser Iglesia”. 

“¿Qué hacer?”, se preguntó, y prosiguió: “Hoy Cristo, a través de los santos misterios y tradiciones que nos ha dado la Madre Iglesia, nos insta a unirnos a su Cuerpo Místico”.

El exarca también compartió su experiencia de servicio en Grecia con los fieles de la Iglesia Católica Griega del rito Bizantino y de la Iglesia Caldea, y se refirió de un modo especial al servicio de la Iglesia a los fieles ucranianos greco-católicos en Atenas, comunidad presente alli desde hace 25 años.

Antes de finalizar, monseñor Nin imploró: “En este momento difícil para Ucrania, oramos e invocamos a Dios, Todo Misericordioso, que le conceda la paz a la tierra ucraniana y a su pueblo heroico”.

Al culminar la liturgia, el párroco de la catedral le agradeció al visitante la celebraciónpontifical, destacando su testimonio, las vivencias y el servicio pastoral para los fieles ucranianos.

La ceremonia finalizó con los presentes cantando el himno “Dios Grande y Único” y recibiendo la solemne bendición del exarca.+

NOTICIAS RELACIONADAS