Martes 22 de septiembre de 2020

La Argentina tiene un santuario dedicado a San José y a las vocaciones

  • 5 de mayo, 2015
  • Colonia San José (La Pampa) (AICA)
Varios miles de pampeanos peregrinaron el viernes 1º de mayo a Colonia San José para participar de la Jornada Vocacional en la que se proclamó santuario diocesano al templo de esta pequeña localidad fundada por alemanes del Volga, que dio a la Iglesia 21 sacerdotes y 28 religiosas.
Varios miles de pampeanos peregrinaron el viernes 1º de mayo a Colonia San José para participar de la Jornada Vocacional en la que se proclamó santuario diocesano al templo de esta pequeña localidad fundada por alemanes del Volga.

Desde las 11, los peregrinos que se trasladaron hasta la localidad participaron de la adoración eucarística, que se prolongó hasta las 15. Media hora más tarde, los miles de fieles que se acercaron al templo fueron invitados a trasladarse al ingreso de la localidad para ir en procesión, desde allí, con la imagen de san José en andas. También se sumaron en este momento otras decenas de peregrinos venidos en bicicleta desde la capital provincial. (ver Tercer año consecutivo...)

El obispo de Santa Rosa, monseñor Raúl Martín, presidió la misa que fue concelebrada por numerosos sacerdotes de la diócesis. Antes de la homilía, el sacerdote salesiano Alfredo Zentner, oriundo del lugar, dio lectura al decreto del obispo por el cual designa santuario al histórico templo del lugar donde se congregaba la otrora numerosa comunidad de inmigrantes que dio a la Iglesia 21 sacerdotes y 28 religiosas.

Luego, el obispo explicó que esta designación no fue más que un reconocer los hechos: el lugar es meta de constantes peregrinaciones, individuales y grupales, de quienes saben que san José en este paraje es pródigo en obtener gracias y, en particular, es propulsor de vocaciones de especial entrega al Señor.

Iniciando la homilía, el obispo habló sobre el Año Vocacional Diocesano, impulsado en toda la provincia en coincidencia con el Año de la Vida Consagrada proclamado por el Papa.

Al finalizar la misa, un seminarista dio lectura a una nota enviada por el papa Francisco a la hermana María Ester Cortabarría, religiosa de María Auxiliador, impulsora incansable de los trabajos que convirtieron este lugar inhóspito en una casa de acogida, en la que manifiesta su alegría por la proclamación del primer santuario dedicado a San José en la Argentina.

También se leyó una carta del cardenal Mario Aurelio Poli, arzobispo de Buenos Aires y anterior obispo diocesano de Santa Rosa, en la que manifiesta su alegría por esta proclamación y hace sentir su cercanía al pueblo pampeano que tanto quiso.

Antes de la bendición final de la misa, el obispo invitó a los niños presentes a que se acercaran al altar con una oración por las vocaciones. El prelado entregó el micrófono a un monaguillo de corta edad para que guiara la oración de los niños que todos leyeron a coro.

La oración por las vocaciones decía: "Señor Jesús, nuestro Buen Pastor, te pedimos que aprendamos a amar como Vos amás, y ayudemos a nuestros hermanos como vos lo hacés. Te pedimos que muchos chicos y jóvenes quieran seguirte y ser sacerdotes para servir a tu Pueblo en estas tierras pampeanas. Te lo pedimos por medio de la Virgen maría, Madre tuya y Madre nuestra. Amén".

Monseñor Martín pidió a los fieles que rezaran todos los días esa oración por las vocaciones y luego rezó otra oración repartida antes del inicio de la misa, que decía: "Señor Jesús, Tú sientes compasión al ver la multitud que está como oveja sin pastor. Suscita en nuestra Iglesia de La Pampa, una nueva primavera de vocaciones. Te pedimos que envíes sacerdotes, pastores según tu corazón misericordioso; Consagrados que transparenten la alegría y la belleza de vivir el Evangelio; Laicos inmersos en el mundo, que te hagan presente con su vida y su palabra. Jesús, Maestro y Pastor, continúa llamando a los jóvenes, abre sus corazones para oír Tu vos inconfundible: ´Ven y sígueme´. María, Madre de las vocaciones, enséñales a pronunciar el sí que da significado a la existencia. San José, Custodio fiel del Señor, encomendamos nuestros ruegos a tu poderosa intercesión. Amén".

Cuando terminó la misa, en el frente del templo se descubrió una placa recordatoria, y cerrando la jornada festiva, un grupo de jóvenes, luciendo vestidos tradicionales, ofrecieron un espectáculo de danzas alemanas.

La historia del pueblo
Colonia San José se encuentra a 90 kilómetros de Santa Rosa y a 80 kilómetros de General Pico, la segunda ciudad de la provincia. La primera capilla en la colonia se terminó en 1912. Con el correr del tiempo, la iglesia resultó pequeña para albergar a todos los fieles que llegaban a ella y se decidió edificar el nuevo y definitivo templo bajo la advocación de san José Obrero.

La obra fue levantada con el aporte, el esfuerzo y el trabajo de los colonos: las familias enteras unían sus manos para dar forma al templo que sentían propio; sus paredes hoy hablan de unión, solidaridad, alegría, tesón, perseverancia, esfuerzo y mucha fe. El 31 de octubre de 1926 se bendijo la piedra fundamental y la inauguración fue el 8 de mayo de 1927. El 12 de agosto de 1983, el edificio fue designado "monumento histórico provincial", por decreto Nº 1192/83.

En 1999 se iniciaron las peregrinaciones diocesanas y a partir del 1° de agosto de 2012 se hacen mensuales, el primer día de cada mes. El templo está abierto todos los días, de 9.30 a 19.30. Para comunicarse: (02302) 15-463-057; peregrinosdesanjose@hotmail.com.

[img]http://www.aica.org/subidas/1403.jpg[/img]

Tercer año consecutivo de la biciperegrinación pampeana
Unos setenta fieles católicos en la provincia de La Pampa, en su mayoría hombres de entre 20 y 70 años y algunas mujeres, participaron el sábado 2 de mayo de la tercera peregrinación en bicicleta a la Colonia San José, un pequeño poblado del departamento Quemú Quemú del que salieron numerosas vocaciones sacerdotales y religiosas.

Los biciperegrinos salieron de la Rotonda del Avión, en Santa Rosa, rumbo a Anguil, primera escala, donde alrededor de las 10 fueron recibidos con vivas y aplausos por los lugareños. Tras retomar la marcha, a las 12, hicieron la segunda parada en Colonia Inés y Carlota, donde en el Club Social se congregaron los servidores para atender a los ciclistas.

En el cruce de la Ruta 12 con el camino que lleva a Colonia San José, se encontraron con otros 60 ciclistas que provenían de General Pico, de Quemú Quemú, de Villa Mirasol y de Colonia Barón. Engrosado el pelotón, cual familia que se une para ir a la casa del Padre, transitaron la última etapa del camino hasta llegar a la meta.

Los peregrinos llegaron a las 14 a Colonia San José, donde fueron recibidos con aplausos y felicitaciones delante del templo. Allí el obispo de Santa Rosa, monseñor Raúl Martín, y la hermana María Ester Cortabarría, religiosa de María Auxiliadora, les dieron la bienvenida.

"La marcha brindó la ocasión de poner de manifiesto la solidaridad y el compañerismo, ya que todos estuvieron dispuestos a auxiliar al ciclista que se encontrara en dificultades. Dos camionetas ofrecieron su apoyo constante", destacaron los organizadores.+

[img]http://www.aica.org/subidas/1402.jpg[/img]