Lunes 28 de septiembre de 2020

La Orden Franciscana Seglar repudia la aprobación del protocolo ILE

  • 6 de agosto, 2020
  • Buenos Aires (AICA)
Mediante una carta firmada por la ministra nacional, Miriam Beccar, la Orden Franciscana Seglar repudió las medidas sancionadas por la Legislatura porteña con relación al protocolo ILE.

La ministra nacional de la Orden Franciscana Seglar de la Argentina compartió en una carta la posición de la Orden respecto de las medidas sancionadas en la Legislatura porteña con relación al Protocolo ILE.

La carta comienza citando la encíclica del papa Francisco Laudato si’, al afirmar que no es compatible la defensa de la naturaleza con la justificación del aborto: “No parece factible un camino educativo para acoger a los seres débiles que nos rodean, que a veces son molestos o inoportunos, si no se protege a un embrión humano aunque su llegada sea causa de molestias y dificultades”, y recuerda: “Si se pierde la sensibilidad personal y social para acoger una nueva vida, también se marchitan otras formas de acogida provechosas para la vida social”. 

Luego señala que el protocolo aprobado por la legislatura y diseñado en diciembre de 2019 por el Ministerio de Salud de la Nación, “contradice abiertamente el orden jurídico argentino vigente en el que no existe el aborto legal”.

“Al día de la fecha, y según la estadística oficial del Ministerio de Salud de la Nación, diez de las 24 jurisdicciones han adherido a dicho protocolo nacional, algunos no adhieren pero lo utilizan y otros tienen sus propios protocolos. En definitiva, los distintos gobiernos provinciales están efectuando de una u otra manera la forma de instalar el aborto en nombre de “cuidado de la salud”, advierte.

“Reflexionando sobre este desgraciado hecho, me surgía una analogía de cómo este pensamiento ‘liberal mercantilista’, esta ‘cultura del descarte’ flagela del mismo modo tanto a nuestra hermana Madre Tierra y a la Mujer”.

“Porque de la misma manera que para abusar y aprovecharse de la Madre Tierra, se explota su ‘cuerpo’ y se asesina a sus hijos no deseados por el sistema (inmigrantes, pueblos originarios, habitantes de las calles, campesinos) que son los que luchan y dejan sus vidas para cuidarla, así también utiliza la explotación del cuerpo de la mujer para matar a los hijos no planificados”, denuncia.

“Y así tanto a la hermana Madre Tierra como a la mujer que se le legaliza el aborto, se las usa. Y en la mujer con el agravante de hacerle creer que tiene dominio sobre su cuerpo… ¡Qué falacia! Ayer, lejos de lograr derechos sobre la libertad individual de las mujeres, otra vez se usa su cuerpo como si estuviera preparada para superar semejante carnicería”, añade.

“Como Consejo Nacional y Ministros Regionales de la OFS de la Argentina manifestamos nuestro repudio ante estos hechos y hacemos visible este descontento sobre estos procedimientos que se vienen sucediendo desde 2018 en nuestro país”, expresa.

“Pero lo más chocante es que en la ciudad de Buenos Aires no solo se lo hizo casi a escondidas, sino que se lo lleva a cabo en el mismo momento que se está luchando por la vida de tantas personas en medio de una pandemia mundial. Entonces, cabe preguntar… ¿Es cierto que para el Estado argentino toda vida vale?”.

“Por nuestra parte, nos unimos en oración y acompañamos en el dolor a las víctimas de estos atropellos, las mujeres y los niños a quienes se les impide el derecho de vivir cuando todavía no han sido dados a luz”, asegura.

“Y siendo Instrumentos de paz, no señalar ni ponernos en jueces de ninguna mujer o niña en esta situación, más bien, ponernos en acompañantes de camino de las mujeres en situaciones extremas, los sin voz y los sin derechos que son los niños asesinados con la complicidad del Estado. Estas decisiones son un atraso enorme como humanidad”.

“Para estos señores no es cierto que toda vida vale.  ¡Que Dios y la Patria se lo demanden!”, exclama.

“Y que suba al Cielo el clamor de los que han sido atropellados, ya que es nuestro propio clamor. Así unidos por el valor de toda vida en una plegaria que al tiempo que anuncia el Reino de Dios, denuncia las injusticias que viven día a día nuestros hermanos argentinos abusados y asesinados, no nos callemos y demos razones de nuestra fe”.

La carta está firmada por la ministra nacional, los miembros del Consejo Nacional OFS de la Argentina, los asistentes nacionales, ministros regionales, viceministros y consejeros.+