Martes 22 de septiembre de 2020

La Pampa volvió a encomendarse a Santa Rosa

  • 31 de agosto, 2015
  • Santa Rosa (La Pampa) (AICA)
La ciudad y la diócesis de Santa Rosa, en La Pampa, celebraron con gran fiesta a su patrona, santa Rosa de Lima, con la tradicional procesión por las calles céntricas de la capital provincial y la misa solemne presidida por el obispo diocesano, monseñor Raúl Martín. El prelado pidió no ser indiferentes ante el dolor ajeno y llamó a rezar por las vocaciones sacerdotales y laicales.
La ciudad y la diócesis de Santa Rosa, en La Pampa, celebraron con gran fiesta a su patrona, santa Rosa de Lima, con la tradicional procesión por las calles céntricas de la capital provincial y la misa solemne presidida por el obispo diocesano, monseñor Raúl Martín, en compañía del clero pampeano.

Monseñor Martín centró su homilía en las muchas razones que hay para imitar a santa Rosa, patrona declarada de América, que vivió hace cuatro siglos en la ciudad de Lima, Perú. El prelado destacó su "cotidiana fidelidad a lo pequeño", que puede enseñar al hombre de hoy a descubrir que "toda vida vale mucho a los ojos de Dios".

Para el pastor pampeano, "Rosa muestra con su vida mucho de este rostro de Iglesia que buscamos, y queremos para nuestra diócesis:Iglesia hecha silencio para encontrarse con Dios, Iglesia hecha madre que acoja a todos, que se haga cargo de todos, e Iglesia que se inquiete frente al hermano para no ser indiferente y que nadie quede excluido".

Monseñor Martín habló de una Iglesia hecha discípula misionera, que habiendo encontrado a Jesús, lo recibe en su interior y lo da con alegría, y también llamó a no ser indiferentes ante el dolor ajeno, especialmente en los niños sin contención o sin familia, en los ancianos solos o tristes, o en los jóvenes y mayores sin trabajo o sin posibilidades de estudio, y que oportunamente pueden caer en "la droga que enajena" y que es "comercio de algunos para mal de todos".

El obispo diocesano pidió rezar juntos a la santa para lograr "un espíritu alegre, agradecido y humilde" como el de ella, y un "espíritu incansable" para trabajar por el Reino del Señor.

"Por eso, Señor, como cada día, en esta familia diocesana, que en tu providencia pusiste al amparo de Santa Rosa, te pedimos: "Danos sacerdotes según tu corazón misericordioso, consagrados que nos muestren la alegría de lo que es vivir el Evangelio, y laicos comprometidos con las realidades de un mundo, que necesita hacerte presente en medio nuestro", dijo el prelado.

La misa de la fiesta patronal continuó, pero no antes de pedir a santa Rosa la "valentía para seguir al Señor y servir al pueblo".+