Viernes 19 de abril de 2024

La Pastoral de Juventud de Concordia anima a seguir caminando como comunidad

  • 20 de febrero, 2024
  • Concordia (Entre Ríos) (AICA)
A través de una carta dirigida a los fieles, los miembros de la Pastoral impulsan a los jóvenes y adultos a involucrarse en todas las actividades previstas para este 2024.
Doná a AICA.org

La Pastoral de Juventud de la diócesis de Concordia compartió una carta a la comunidad luego de la convivencia que el equipo diocesano realizó los días 12 y 13 de febrero, en Santa Ana.

“Deseamos expresarles las voces que hemos escuchado de muchos jóvenes de nuestra diócesis. Primeramente, los jóvenes queremos agradecerles por su cercanía, oración, formación, testimonio, servicio, y compañía, caminando junto a nosotros en muchos momentos”, señalaron en el inicio del texto.

“Estas voces-dijeron-continúan insistiendo en tener un lugar donde se sientan amados, acogidos y valorados, necesitamos adultos que hagan camino con nosotros, que no nos miren desde la vereda de enfrente. Nos duele escuchar frases como: ‘la juventud está perdida’, nos duele que nos digan que somos pocos en la parroquia. Y les decimos, que quizás no somos multitudes adentro, porque también estamos afuera: en la escuela, la universidad, el trabajo, en la calle, como nos dice el papa Francisco: '¡Callejeando la fe!'”

Además, manifestaron que, para este 2024 que recién comienza, “queremos renovar este caminar juntos”. “Tendremos muchas instancias donde deseamos que nos acompañen: campamentos, encuentros, retiros, vigilias, misiones, etc. Como jóvenes, soñamos que la Iglesia sea una familia, donde los clamores constantemente escuchados por ustedes en las asambleas pastorales los mueva a dejarse guiar por el Espíritu, generando actitudes verdaderamente transformadoras en el estilo de vida de sus comunidades”.

Y agregaron: “Soñamos con un testimonio de fe, de laicos adultos, sacerdotes, religiosas y matrimonios, que asumiendo su humanidad, límites y errores nos puedan acompañar a seguir a Jesús y podamos descubrir nuestra vocación. Soñamos poder compartir y aprender de ustedes, para ser una Iglesia diocesana, con jóvenes, en comunión y participación”.

Sobre el final del texto, expresaron: “Nos sentimos entusiasmados y animados por caminar con ustedes, y como dice una canción: '¡Siempre sonriente, sin dejar a la queja entrar, porque no hay excusa alguna para no servir a los demás..!'”

“Confiamos todo este año que inicia al corazón de nuestra Madre María”, concluyeron.+