Domingo 9 de agosto de 2020

Las diócesis de Morón y Merlo-Moreno crearon una oficina para prevenir abusos

  • 11 de julio, 2020
  • Merlo (Buenos Aires) (AICA)
En respuesta al pedido del papa Francisco, fue creada una oficina de recepción de informes de posibles casos de abuso para las diócesis de Morón y Merlo-Moreno.

En respuesta al llamado del papa Francisco en el motu proprio "Vos estis lux mundi", a tomar conciencia del daño producido por los delitos de abuso y accionar para evitarlos, fue creada una oficina para recibir informes por posibles casos de abuso en las diócesis de Morón y Merlo-Moreno.

“Como pastores, junto a la comunidad eclesial, queremos asumir el desafío que nos presenta el papa Francisco, y unirnos a toda la Iglesia en el accionar para evitar estos abusos”, expresaron los obispos de Morón, monseñor Jorge Vázquez, y de Merlo-Moreno, monseñor Fernando Carlos Maletti y monseñor Oscar Miñarro, en una carta dirigida a las comunidades.

“Sentimos la herida que esto provoca en el cuerpo de la Iglesia, pero especialmente las heridas de las víctimas. Nos comprometemos a hacer todo lo posible para que estas situaciones u otras similares no se repitan en el futuro”, aseguraron. 

“Por eso hoy, mediante un decreto firmado por los obispos, anunciamos la creación de un ‘mostrador’ u ‘oficina’ para recibir los informes de posibles casos de abuso y acompañar a las posibles víctimas. Para ello, se ha constituido un grupo interdiocesano e interdisciplinar, conformado por personas de ambas diócesis”, detallaron.

“Por último, para poder encarar de la mejor manera posible la tarea, presentamos un protocolo que es una herramienta útil para proteger, prevenir y acompañar a las víctimas de abuso”, añadieron.

“Pedimos al Dios de la vida que nos acompañe para que estas medidas ayuden a erradicar estos males, siendo transparentes y poniendo todo a la luz, sabiendo que no sólo ocurren en la Iglesia sino en la sociedad toda. Sigamos cuidando toda vida, especialmente la de los más pequeños y vulnerables. Sólo así podremos hacer presente el Reino y proclamar el Evangelio con credibilidad”, afirmaron.

“Que Nuestra Señora, bajo la advocación de Guadalupe y la Inmaculada Concepción del Buen Viaje, nos acompañe, y pida al Buen Dios de la vida que derrame una abundante bendición sobre nuestras diócesis”, concluyeron.

Las tareas de la nueva oficina serán promover iniciativas de prevención y de protección del abuso sexual infantil, de adolescentes y de adultos vulnerables en las instituciones del ámbito de las dos diócesis; y ofrecer una respuesta y contención pastoral a los informantes-denunciantes y a sus familiares; así como a los denunciados y la comunidad en general de un abuso sexual sospechado o revelado. En ese marco, se trata de conocer los indicios que puedan ayudar a detectar un abuso y las actuaciones a realizar con la víctima y el presunto agresor denunciado o sospechado.

El obispo de Morón, monseñor Jorge Vázquez, se refirió en una entrevista a la creación de esta oficina “para recibir estas denuncias de abusos que suceden a menores o adultos vulnerables  por parte de personas de la Iglesia”. La iniciativa, explicó, es del papa Francisco, y “en los colegios también se está haciendo un trabajo en este sentido”, añadió.

“Nosotros con Merlo-Moreno antes éramos una sola diócesis, y de hecho el seminario lo tenemos juntos, el vínculo con los obispos es muy bueno, y hay un vínculo muy natural entre nosotros, entonces nos parecía importante unir fuerzas en esto y compartir talentos, porque el crear la oficina no es simplemente para escuchar, apuntar y pasárselo a alguien. Significa trabajar en la prevención, acompañar,  y eventualmente juzgará la autoridad eclesial”, detalló.

En cuanto a la cuestión de los abusos en la Iglesia, aclaró: “Nosotros nos hacemos cargo de lo que pasa y de lo que ha pasado, como decíamos en una carta que les mandamos a las diócesis: es una herida en el cuerpo de la Iglesia, pero también es la herida de las víctimas, entonces no miramos para el costado, ni queremos tapar nada, esto tiene que estar a la luz”, aseguró.

En este camino, “hubo un proceso que empezó decididamente con el papa Benedicto XVI, y Francisco lo profundiza, pero es muy importante esto”, consideró. “Y además, una Iglesia que reconoce y pide perdón… porque uno pide perdón por esto, por lo que significa esa herida en alguien como un chico, alguien con capacidades especiales… La Iglesia no tiene una mayoría estadística de los abusos, eso es un problema mucho más amplio, lo cual no quiere decir que nosotros no veamos la gravedad, aunque sea un solo caso, la gravedad es tremenda”, sostuvo.+