Domingo 3 de marzo de 2024

'Los muertos necesitan oraciones, no alabanzas', advirtió un obispo inglés

  • 2 de noviembre, 2023
  • Londres (Inglaterra) (AICA)
El obispo de Shrewsbury, monseñor Mark Davies, criticó la 'trivialización de los funerales' y animó a los católicos a "aferrarse a la fe y a la práctica cristianas en los sepelios".
Doná a AICA.org

El obispo Mark Davies dirigió una carta pastoral a los fieles de su diócesis de Shrewsbury, que se extiende por Shropshire, Cheshire, partes de Merseyside y Greater Manchester, para animar a los católicos a "aferrarse a la fe y la práctica cristianas en los funerales", y expresó su preocupación por el creciente número de “cremaciones directas”.

En una carta pastoral a los fieles de la diócesis de Shrewsbury, titulada «A la hora de nuestra muerte», el obispo Davies expresó su preocupación por la creciente tendencia a deshacerse de los cuerpos sin un funeral apropiado.

El obispo se pregunta si la incipiente “banalización secular de los funerales” ha llevado a la gente a renunciar a la idea de celebrar un funeral.

“En mis primeros años como sacerdote, contó el obispo de Shrewsbury, a veces rezaba las últimas oraciones junto a una tumba en la que no quedaba nadie para llorar. Los directores de las funerarias, por caridad, se unían a mí para formar una congregación y responder a esas oraciones”. 

Y añadió: “Lamentablemente, ahora estamos viendo cómo se promueven comercialmente funerales en los que no debe estar presente nadie, y en los que no se reza. Los funerales 'sin alboroto' parecen concebidos para impedir la participación de la familia, los amigos o la comunidad”.

“La reciente secularización e incluso trivialización de los funerales puede haber llevado a la gente a abandonar la idea de celebrar un funeral, ya que no ven ningún propósito”.

“Debemos preocuparnos por el impacto humano de estos acontecimientos y reconocer la pérdida de la visión cristiana de lo que debe marcar nuestra partida de este mundo”.

“Un funeral cristiano, no se trata de deshacerse de un cuerpo, sino de reunirse en oración y esperanza. Noviembre nos recuerda este último deber de caridad que nos debemos unos a otros”.

El obispo Davies recordó: “Estamos llamados a rezar por los que han muerto. En sus ritos funerarios, la Iglesia desea encomendar nuestras almas al amor misericordioso de Dios e implorar nuestro perdón, del mismo modo que en cada misa rezamos e intercedemos por todos los fieles difuntos”.

“Sería un error pensar en un funeral simplemente como la celebración de una vida ya terminada, ya que los muertos no necesitan nuestras alabanzas, pero sí nuestras oraciones”.

El obispo instó a los católicos a aprovechar noviembre -mes tradicionalmente dedicado a recordar a los difuntos- para rezar por “todos los que nos han precedido” y reconocer la importancia de la fe y la práctica cristianas en la hora de la muerte, sabiendo que el vínculo entre nosotros «no lo rompe la muerte”.

En las misas ofrecidas por las almas de los difuntos, se encuentra “el mayor consuelo de los que lloran”, concluyó el obispo Davies, que la semana pasada celebró una misa de exequias en la iglesia de Santa Teresa, Chester, por Jessica Baker, una niñar de 15 años fallecida en un accidente automovilístico.

Los comentarios del obispo Davies se producen en medio de la creciente popularidad en el Reino Unido de las cremaciones directas, en las que no hay deudos presentes.

Según una encuesta realizada por Coop Funeralcare, sólo una de cada diez personas desea un funeral tradicional realizado en una la iglesia cuando fallece. El estudio reveló un aumento de las ceremonias en lugares tan diversos como un zoológico, un colectivo, un campo de golf o una carpa, con solo algunos dolientes vestidos informalmente.+