Lunes 10 de agosto de 2020

Los peregrinos volvieron al Camino de Santiago

  • 2 de julio, 2020
  • Santiago de Compostela (España) (AICA)
Con una misa en la catedral de Santiago de Compostela (España), la primera desde hace más de tres meses, ayer, 1 de julio se reabrieron oficialmente las puertas del templo a los peregrinos del Camino.

Con una misa en la catedral de Santiago de Compostela (España), la primera desde hace más de tres meses, ayer, 1 de julio se reabrieron oficialmente las puertas del templo a los peregrinos del Camino.

El emblemático templo compostelano reabrió tanto para visitas como para el culto; también reabrió la Oficina Internacional de Acogida al peregrino, donde se expide la 'compostela', y la red de albergues públicos, todo bajo estrictas medidas de seguridad.

De esta forma, los peregrinos ya pueden recorrer la distancia hasta la tumba del apóstol Santiago, aunque quien lo haga se encontrará con que la naturaleza ha recuperado parte del terreno que los casi 350.000 peregrinos que realizaron la ruta jacobea en 2019 le arrebataron con sus botas.

"El Camino lleva vivo siglos y resistió y seguirá resistiendo. Es más duro que una pandemia, por mucho que haya sido esta crisis tan dura", afirmó Isaías Calvo, director de la Sociedad Anónima de Xestión del Plan Xacobeo, que se encarga, entre otras competencias, de la gestión y mantenimiento de los albergues de la red pública.

Daniel, de origen chino pero afincado en Madrid fue el primer peregrino en llegar este 1 de julio a Santiago y recoger la compostela. Vino desde Ponferrada y animó a la gente a hacer el Camino y "continuar con la vida", ya que para él ha sido una experiencia "magnífica".

Rafa y Silvia, de Granada, han llegado desde Sarria y han dicho encontrarse con un camino "muy solitario" en el que han visto pocos establecimientos abiertos para descansar, aunque para ellos fue una experiencia "muy emocionante".

A pesar de que el Camino se vació, varios de los trabajadores de la Oficina del Peregrino siguieron acudiendo a su puesto de trabajo “y cada día respondían a montones de personas que llamaban solicitando información”, contó al semanario Alfa y Omega el deán de la catedral y delegado de peregrinaciones del arzobispado de Santiago, Segundo Pérez. “Esto revela hasta qué punto los peregrinos tenían ganas de volver”, señaló.

Ahora lo podrán hacer, aunque deberán respetar una serie de normas entre las que destaca la de mantener la distancia de seguridad. Sin embargo, esto no es siempre sencillo en el Camino, donde la fraternidad entre los peregrinos está a la orden del día. 

“Nosotros solíamos poner todas las cosas del desayuno juntas y cada uno cogía lo que quería, pero eso nos han dicho que no se puede hacer”. También era muy importante “la cena compartida, un momento especial en el que habitualmente surgía una plegaria. Hemos tenido que cambiar el formato y la haremos al aire libre, extremando las medidas de seguridad”, explicó el padre Jaume Alemany, responsable del albergue Santa María del Azogue en Betanzos (de la red Acogida Cristiana en los Caminos de Santiago). Todos estos cambios “han generado incertidumbre”, pero “también es verdad que ya tenemos muchas reservas de cara a la reapertura”, aseguró Alemany al semanario español.

Las esperanzas de todos están en el Año Santo Compostelano, que “llega con muchas expectativas después de más de una década de espera”. El último se celebró en 2010 y el siguiente dará comienzo el 31 de diciembre. “Esperamos que para entonces ya todo pueda transcurrir de forma normal, pero el arzobispo me dijo que lo vamos a celebrar, aunque estemos nosotros solos”, aseguró Segundo Pérez, que pertenece a la comisión organizadora. “Si finalmente no se pudiera celebrar con normalidad, estamos contemplando la idea de pedir a Roma que se alargue algunos meses”, concluye el deán. +