Miércoles 28 de octubre de 2020

Mons. Araya saludó al pueblo de Villa Dolores en el día de su Virgen patrona

  • 15 de septiembre, 2020
  • Cruz del Eje (Córdoba) (AICA)
Al celebrar el día de Nuestra Señora de los Dolores, el 15 de septiembre, el obispo de Cruz del Eje, monseñor Ricardo Araya, saludó al pueblo de Villa Dolores en el día de su fiesta patronal.

Al celebrar el día de Nuestra Señora de los Dolores, el 15 de septiembre, el obispo de Cruz del Eje, monseñor Hugo Ricardo Araya, saludó al pueblo de Villa Dolores en el día de su fiesta patronal, acompañados por los seminaristas de esa ciudad.

El obispo animó a ponerse “bajo el cuidado de la Virgen de los Dolores” y se comprometió a rezar por el pueblo en el día de su fiesta patronal: “He podido seguirlos y estar cerca de ustedes espiritualmente, en estos meses que han atravesado por tantas dificultades”, les dijo. 

Por eso, agradeció a Dios y a la Virgen por “los favores recibidos”: “Le pido a la Virgen que les ayude a unir voluntades, a hacer que circule entre ustedes la capacidad de perdón, la capacidad de trabajar unidos, de confiar mucho en Dios y en la intervención de la Virgen” 

“Ojalá que el invierno que estamos atravesando no haya matado la esperanza, sino que ahora en septiembre, cada uno de nosotros en el lugar donde se encuentre sea capaz de poner semillas de esperanza, para que el futuro sea mejor, aprendiendo de lo que hemos vivido y hacer eso que Dios nos va pidiendo”, sostuvo.

Uno de los seminaristas de Villa Dolores dijo que “bajo la protección de Nuestra Madre, la Dolorosa, han nacido muchas vocaciones en nuestra ciudad. Pidamos para que Ella nos siga regalando muchas más. Agradecemos a todos los que rezan por nosotros e invitamos a los jóvenes a que la miren y se sientan acompañados por la Madre. Y que se animen a dar un sí, el sí que el Señor espera de nosotros”.

Finalmente, el obispo se despidió pidiendo que Dios bendiga abundantemente a Villa Dolores, “a sus sacerdotes, catequistas, a todos los que trabajan en llevar el mensaje de Jesús casa por casa”.+