Jueves 22 de febrero de 2024

Mons. Azpiroz Costa valoró 'la experiencia viva de la sinfonía poliédrica' del Sínodo

  • 30 de octubre, 2023
  • Bahía Blanca (Buenos Aires) (AICA)
El arzobispo de Bahía Blanca destacó que a lo largo de la asamblea sinodal de octubre se han "vivido las dimensiones de la adoración y el servicio".
Doná a AICA.org

El arzobispo de Bahía Blanca, monseñor Carlos Azpiroz Costa OP, compartió una breve reflexión sobre la primera sesión del Sínodo de la Sinodalidad, que se desarrolló en Roma durante octubre y que concluyó el domingo 29 con la misa presidida por el Papa Francisco en la basílica de San Pedro.

El prelado bahiense destacó que “uno puede hablar mucho del Sínodo; pero lo mejor es compartir la experiencia viva de la sinfonía poliédrica, utilizando la expresión del Papa en la Evangelii gaudium, y esto, ante todo, genera una acción de gracia, la gratitud”.

“Esto, como explicó Francisco en el Evangelio de hoy, nos lleva a la adoración y al servicio. Hemos vivido ambas dimensiones del seguir a Cristo. La adoración al Padre, la alabanza que no cabe en el corazón porque el misterio de Dios revelado en Jesucristo tiene una altura, anchura, longitud y profundidad inconmensurables, infinitas; y eso es lo que se ha visto reflejado en el aula sinodal también”, puntualizó.

Luego se refirió al servicio y agradeció a los delegados sinodales de la Argentina porque "nos han ayudado mucho a los que participamos después del Sínodo, a ir hilando los temas”. “Es como un rosario que une cuentas y diversos misterios, gozosos, luminosos, también dolorosos y gloriosos, no con triunfalismos; sino porque se manifiesta la gloria de Dios y el Espíritu soplando entre nosotros estos días”, graficó.

El método en sí, subrayó, “que nos lleva a adorar y a servir, ha sido magnífico y sereno”; aunque, reconoció, “como piedrita en el zapato, veo que a muchos del grupo de los obispos nos ha costado más la segunda ronda, que es pasar del ‘yo’ al ‘tu’; y si esa segunda ronda del método no funciona del todo bien, no digo que sea difícil llegar a consesos, pero se hace todo un poco más de debate inútil”.

Finalmente, el arzobispo bahiense miró con gran optimismo de cara a la segunda asamblea sinodal prevista para octubre de 2024.+