Domingo 26 de mayo de 2024

Mons. Lugones: 'Que no falte el pan ni el trabajo asalariado que permita vivir con dignidad'

  • 12 de abril, 2024
  • Lomas de Zamora (Buenos Aires) (AICA)
Fue el pedido que hizo el obispo de Lomas de Zamora durante una misa en el santuario de los Santos Latinoamericanos, de Fiorito, donde se rezó por "la emergencia alimentaria y el derecho al trabajo".
Doná a AICA.org

El obispo de Lomas de Zamora y presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, monseñor Jorge Lugones SJ, presidió una misa en el santuario de los Santos Latinoamericanos, de la localidad bonaerense de Fiorito, donde se rezó por "la emergencia alimentaria y el derecho al trabajo”. 

“En esta misa, venimos a pedirle a Dios que no falte el pan en la mesa de los argentinos ni el trabajo asalariado que permita vivir con dignidad", sostuvo el prelado lomense durante la homilía 

"En cada Eucaristía, cuando nos dejamos transformar por Jesucristo, asimilamos su modo de vivir y deseamos compartir su misión de compasión por el mundo”, expresó.

La misa fue solicitada por el Sindicato de Judiciales y la Unión de trabajadores y trabajadoras de la Economía Popular (UTEP), y fue auspiciada por la Pastoral Social de Lomas de Zamora. Contó con la participación de representantes de la Multisectorial Lomas de Zamora, integrada por organizaciones sociales, políticas, pymes, organizaciones sindicales y estudiantiles, trabajadores municipales y representantes de la CTA y la CGT.

La Eucaristía fue concelebrada por los presbíteros Víctor Favero, párroco delsantuario de Fiorito, y Hernán Cruz Martín, vicepresidente de Cáritas diocesana.

Asistieron el Intendente de Lomas de Zamora, Federico Otermin; la jefa de asesores del gobernador de la provincia de Buenos Aires, María Cristina Álvarez Rodríguez; el director de Culto provincial, Juan Torreiro; y la directora de Culto de Lomas de Zamora, Sandra Bartallini, entre otros funcionarios provinciales y municipales.

“Cuando somos capaces de poner lo que tenemos, nuestros talentos, nuestros dones, nuestros bienes, al servicio de la comunidad, Jesús es capaz de realizar el milagro y multiplicarlo”, expresó monseñor Lugones, y agregó: “Cuando tejemos redes de organización comunitaria y de cuidado de los más débiles, entonces lo que parece insuficiente se transforma en abundancia”.

“La voluntad de Dios es que todos puedan partir su pan con dignidad y que sea posible que alcance para todos”, recordó, y advirtió: “Cuando el pan se acumula en pocas manos, cuando nos encerramos en la ambición y la comodidad, cuando nos dejamos encerrar por el egoísmo, o la actitud soberbia de ´salvarme yo solo´, el afán de amarrocar, o el mero hecho de no importarme que otro prójimo pase necesidad, entonces no parece cumplirse la voluntad de Dios en nuestra tierra”.

El obispo lomense consideró que, “ante el desafío de que se abran fuentes de trabajo” y “ante el escándalo de la pobreza y la exclusión social, cuando hay notorias indiferencias sociales, no se trata sólo de una política deficiente o de un problema económico, se trata también de una falta de capacidad para amar, es un problema de amor que me cierra a la magnífica ocasión de compartir y hacer que otros tengan una vida más digna y más justa”.

“Durante este mes de abril, Francisco nos recordó la necesidad de luchar por los derechos humanos de las mujeres. Recemos por tantas mujeres que están sufriendo, en este tiempo, la coyuntura en nuestro país, porque se quedaron sin empleo (público o privado) porque su jubilación no les alcanza para medicamentos, porque a sus hijos con discapacidad no les llega la medicación o porque deben asistir al comedor del barrio como voluntarias o como comensales, allí adonde van sus hijos”, concluyó.

Más información, en www.eclesia.ar y redes sociales.+