Lunes 15 de abril de 2024

Mons. Salaberry: 'Deberemos querer con corazón amplio'

  • 1 de noviembre, 2023
  • Luján (Buenos Aires) (AICA)
Convocados por María, los fieles de la comunidad de Azul acudieron a la basílica de Luján el pasado 16 de octubre, para realizar su tradicional peregrinación diocesana al santuario mariano
Doná a AICA.org

La comunidad diocesana de Azul participó, el pasado 16 de octubre, de su tradicional peregrinación al santuario de Nuestra Señora de Luján. Esta es una de las tres actividades principales del año a nivel diocesano, junto con la peregrinación al Calvario de Tandil, realizada el cuarto domingo de cuaresma, y el encuentro de agentes de pastoral, que se realiza el lunes feriado de agosto.

La jornada, que contó con la participación de sacerdotes diocesanos, de seminaristas y de la comunidad en general, se inició con una peregrinación desde la Plaza Belgrano hasta la basílica de Luján, seguida de una misa presidida por el obispo de Azul, monseñor Hugo Salaberry.

En su homilía, el prelado destacó la importancia de caminar juntos, aunque lamentó que “a veces uno pone condiciones para ver quién lo acompaña en el camino”.

También animó a agradecerle a la Virgen, “porque la Providencia nos acompañó, porque podemos vernos, mirarnos, sonreírnos, querernos, ayudarnos, cuando caminamos hacia el mismo lado”.

“Hacemos un paréntesis en todas nuestras preocupaciones, porque visitamos a la Madre, y la Madre con su presencia nos consuela. Le damos gracias, porque bajo su manto realmente nos vemos y consideramos hermanos, le pedimos por las necesidades de nuestra familia argentina y de la familia de la humanidad, y por supuesto por la paz en el mundo”, prosiguió.

Este evento tiene como particularidad la presencia de fieles que, en su mayoría, no participan en las comunidades parroquiales, sino que acuden de forma particular, convocados por María. Esta es la razón por la que el prelado renueva anualmente la invitación a encontrarse, como diócesis, a los pies de la Virgen de Luján.+