Martes 25 de junio de 2024

Mons. Stanovnik: 'Que san Cayetano despierte el valor de la persona y el trabajo'

  • 7 de agosto, 2023
  • Corrientes (AICA)
El arzobispo de Corrientes advirtió que hay que estar "atentos" contra una "cultura que tienta con hacer plata, o conseguir plata, pero sin trabajar".
Doná a AICA.org

Cientos de fieles participaron de la 37° peregrinación al santuario de San Cayetano de Corrientes, patrono de los trabajadores, que culminó con la misa central presidida por el arzobispo local, monseñor Andrés Stanovnik OFMCap, quien exclamó estar “atentos” contra una “cultura que tienta con hacer plata, o conseguir plata, pero sin trabajar”.

La peregrinación, que estuvo acompañada por el lema “Junto a San Cayetano caminamos en la fe”, recorrió 15 kilómetros entre la Rotonda de la Virgen de Itatí y la parroquia de San Cayetano, ubicada en Riachuelo.

Durante la celebración, monseñor Stanovnik manifestó en la homilía: “El trabajo dignifica la persona, por eso, con un lenguaje popular decimos que es vago el que no se gana el pan con el sudor de su frente. Vago quiere decir indefinido, impreciso, falto de identidad, disminuido en su humanidad”. “Hay que estar muy atento a una cultura que tienta con hacer plata, o conseguir plata, pero sin trabajar”, señaló.

Por eso, dijo, “hoy que pasamos a saludar al santo de la paz, del pan y del trabajo, además de agradecer el trabajo que tenemos, acerquemos nuestra súplica también por los que no tienen trabajo, por el Estado y los empresarios para que garanticen la ocupación, por los que sufren el trabajo sin las condiciones mínimas de seguridad y de salud, para que recuperemos con entusiasmo la cultura del trabajo y pongamos en el centro de nuestra vida y de nuestro sistema económico el sagrado valor de la persona y del trabajo”.

En tanto, resaltó que la Iglesia se siente cerca de los trabajadores y sus familias, “especialmente cuando atraviesan situaciones de sufrimiento, humillación y angustia por no ser valorados en su dignidad de personas y de trabajadores”.

Además, recordó que san Cayetano “se destacó por ayudar a servir personalmente a los pobres y enfermos de su ciudad y atendía a los pacientes de las enfermedades más repugnantes. Fundó la congregación de los padres teatinos, que hasta hace poco atendía nuestra parroquia de Empedrado. Además, fundó hospitales y abrió hospicios para los ancianos, y los “Montes de Piedad”, que eran una especie de caja de ahorros para los pobres, donde podían extraer dinero a un interés muy bajo y así evitar que la gente de escasos recursos caiga en manos de los usureros”.

Finalmente, pidió que, junto a san Cayetano, “esta peregrinación despierte en nosotros la fe y nos haga sentir hambre del Pan de la Palabra y de la Eucaristía, y que esa fe nos comprometa a cuidarnos más unos a otros y a ser más solidarios y fraternos con todos”.+

» Texto completo de la homilía