Lunes 22 de abril de 2024

Mons. Urbanc dio gracias a Dios por la canonización de Mama Antula

  • 13 de febrero, 2024
  • San Fernando del Valle de Catamarca (AICA)
En la celebración de la Virgen de Lourdes, el obispo de Catamarca destacó la figura de la santa, quien "promovió la conversión de los corazones", e "hizo muchísimo bien porque fue fiel a Jesucristo".
Doná a AICA.org

El Rodeo, en el departamento catamarqueño de Ambato, fue sede de la tradicional procesión en honor de la Virgen de Lourdes, que se llevó a cabo este domingo 11 de febrero. La misma partió desde la capilla de la Virgen de la Candelaria hasta la gruta ubicada en la casa de los padres lourdistas, donde el obispo de Catamarca, monseñor Luis Urbanc, presidió la misa.

La Eucaristía fue concelebrada por el vicario general, padre Julio Murúa, y el padre Bernardo Canal Feijoó, sacerdote lourdista que atiende pastoralmente esa zona del interior diocesano, perteneciente a la parroquia Nuestra Señora del Rosario.

Ese mismo día, la Iglesia vivió con gozo la canonización de Mama Antula, la primera santa argentina, que coincidió con la celebración de la 32º Jornada Mundial del Enfermo.

A tono con este gran acontecimiento de fe, monseñor Urbanc destacó la figura de Santa María Antonia de Paz y Figueroa, invitando a “profundizar en la vida de esta mujer que se afanó desde los 15 años en hacer conocer a Jesús colaborando con los padres jesuitas a través de los ejercicios espirituales”.

“Y cuando fueron expulsados, ella siguió con este hermoso servicio para que tanto varones como mujeres de todo el país pudieran recibir la gracia de hacer los santos ejercicios, promoviendo la conversión de los corazones”, destacó.

“Sucintamente les digo eso -continuó- porque es un poco el núcleo de la vida de esta mujer, que nació en Silípica, Santiago del Estero, y con una cruz en la mano como un bastón llevando una pequeña imagen de Jesús Niño, al que le llamaba cariñosamente ‘Mi Manuelito’ por lo de Emanuel: ‘Dios con nosotros’, y con los pies descalzos, desde Jujuy hasta Buenos Aires, fue invitando a la gente a hacer los ejercicios espirituales. A tal punto que algunos la han llegado a llamar loca, lo cual pasa muchas veces cuando tenemos gente que vive en serio la vida cristiana. Así le pasó también a ella. Pero hizo muchísimo bien porque fue fiel a Jesucristo. Éste es un poco el trasfondo que tenemos en esta celebración eucarística hoy”, describió.

Luego meditó sobre el evangelio del día, que presenta la figura del leproso curado por Jesús. Y pidió por todos los enfermos.

También en todos los templos de la diócesis se elevó la acción de gracias a Dios por este regalo para la Iglesia en el mundo, en la Argentina y especialmente en la hermana diócesis de Santiago del Estero. Y se rogó la intercesión de Nuestra Señora de Lourdes por todos los que padecen alguna dolencia física o espiritual.+