Domingo 3 de marzo de 2024

Reparación, prevención y formación: el plan de los obispos españoles contra los abusos

  • 2 de noviembre, 2023
  • Madrid (España) (AICA)
La Conferencia Episcopal española celebró una asamblea plenaria extraordinaria, centrada en el tema de los abusos sexuales cometidos en las diócesis del país.
Doná a AICA.org

Los obispos de España celebraron una asamblea plenaria extraordinaria, centrada en el tema de los abusos sexuales cometidos en sus diócesis. De los 88 obispos, 31 lo hicieron de manera presencial y 57 por videoconferencia, según precisaron desde la Conferencia Episcopal Española (CEE) en un comunicado.

En esaa reunión, que tuvo lugar el lunes 30 de octubre, los obispos abordaron dos aspectos concretos relacionados con la lucha contra los abusos sexuales en la Iglesia en España. 

Por una parte, el episcopado analizó el Informe del Defensor del Pueblo, Ángel Gabilondo, sobre los abusos sexuales en el seno de la Iglesia y el papel de los poderes públicos.

De este estudio de más de 700 páginas, los obispos valoraron “el testimonio recogido de las víctimas”, que las pone en el centro, y sus recomendaciones. Algunas de ellas, señalaron, convergen con lo que la Iglesia está haciendo en prevención y acompañamiento a las víctimas.

Además, los prelados se unieron a la petición del Defensor del Pueblo de “urgir a las administraciones públicas a poner en marcha las recomendaciones a sus instituciones, para que todos podamos poner fin a esa lacra, que es un problema de toda la sociedad”.

En ese sentido, los obispos se mostraron “a favor de una reparación integral a todas las víctimas, sin excepción del ámbito en el que se produjo el abuso”.

Por otra parte, la asamblea estudió una solicitud del bufete al que encargaron una auditoría sobre abusos sexuales a menores en la Iglesia en España, en febrero del 2022.

Concretamente, el Despacho Cremades & Calvo Sotelo le ha pedido a la CEE ampliar el plazo de entrega de su informe. El episcopado acordó aplazar su decisión hasta su próxima reunión ordinaria, a finales de noviembre. 

Dolor, petición de perdón y compromiso
El martes 31, el presidente y el secretario de la CEE, cardenal Juan José Omella, y el obispo Francisco César García Magán, respectivamente, ofrecieron una rueda de prensa para responder a los periodistas sobre la reunión del día anterior.

En ella, el cardenal Omella transmitió “el sentir de todos los obispos de dolor, por el daño causado por algunos miembros de la Iglesia a lo largo de la historia, y sobre todo en estos últimos años”. Nuevamente, pidió perdón a las víctimas y expresó el compromiso del episcopado de afrontar el problema de los abusos sexuales en la Iglesia.

La respuesta se concreta en “trabajar conjuntamente en la reparación integral de las víctimas, en el acompañamiento de ellas, y profundizar en el camino para su protección y, sobre todo, la prevención de abusos”.

El cardenal explicó que distintas oficinas en las diócesis están trabajando en esa línea desde hace tiempo. “Se nota un antes y un después, desde que se ha tomado esa iniciativa de colaborar por reparar esos daños causados”, aseguró.

En cuanto a la reparación, el cardenal Omella dijo que tiene que ser integral. Habló de ofrecer acompañamiento psicológico y espiritual para quien lo desee, y compensación económica para todas las víctimas sin distinción. “Tenemos que estudiar cómo se establece”, añadió.

El secretario de la CEE declaró que “la Iglesia tendría su proceso de reparación integral para las propias víctimas”, y explicó que, si las autoridades públicas constituyen un fondo de compensación, como propone el Defensor del Pueblo, “estaríamos dispuestos a colaborar si los otros ámbitos colaboran”. Ámbitos como la comunidad educativa, las federaciones deportivas, asociaciones, etcétera, concretó el cardenal Omella, para luchar juntos contra esa “lacra social”.

Cifras de víctimas
Durante la rueda de prensa, algunos periodistas han hecho una “estimación promedio” del número de víctimas sexuales que correspondería a cada miembro de la Iglesia española (incluyendo a todos, sin exclusión), ante lo que el secretario de la CEE, monseñor García Magán, se vio obligado a aclarar que “es injusto, falso y no de justicia extender una sombra de oscuridad y de sospecha a todos los sacerdotes y a todos los consagrados”, y ha explicado que “la inmensa mayoría de nuestros sacerdotes y religiosos están trabajando fielmente y abnegadamente, atendiendo al pueblo de Dios, tanto en las parroquias y comunidades, como en zonas de esa España vaciada, en el ámbito rural, prestando un servicio espiritual y de acompañamiento, porque hablamos de acompañar soledades y población anciana, y ahí tenemos a tantos sacerdotes trabajando, con jornadas de trabajo heroicas”.+