Martes 29 de septiembre de 2020

Santa Sede ante la OSCE: La libertad de expresión no puede justificar hostilidad o violencia contra una religión

  • 24 de junio, 2020
  • Viena (Austria) (AICA)
La delegación de la Santa Sede ante la OSCE señaló "la intolerancia religiosa" escondida muchas veces tras la "libertad de expresión".

“No es aceptable esconderse detrás de la libertad de expresión como justificación para la discriminación, la hostilidad o la violencia contra una religión o sus miembros”, manifestó la delegación de la Santa Sede ante la OSCE, Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, durante la segunda reunión adicional sobre la Dimensión Humana en 2020 dedicada a los temas de libertad de expresión, medios e información.

La Santa Sede reiteró la responsabilidad de los medios de dar informes “justos y precisos” sobre temas religiosos, permitiendo a los miembros de la comunidad expresar sus opiniones y alentando el desarrollo de pautas específicas. 

Un no a la intolerancia que hoy se dirige particularmente al mundo de internet. 

Las redes sociales, de hecho, pueden convertirse en herramientas dañinas y vehículos de mensajes de odio y denigración. Para evitar esto, los proveedores de servicios de Internet y los servicios de redes sociales deben ser alentados a adoptar estándares claros, transparentes y no discriminatorios que eviten cualquier forma o comportamiento marcado por la intolerancia.

“Para promover la verdad, la libertad, la justicia y la solidaridad en la sociedad, los medios, en cualquier forma, dijo la delegación del Vaticano, deben ser protegidos y la libertad que la comunidad internacional ha reconocido debe estar garantizada. Al mismo tiempo, debe reconocerse que la libertad de expresión, como cualquier derecho humano, tiene responsabilidades que no se pueden ignorar “.

La Santa Sede reafirmó sobre todo la base ética de los medios de comunicación en la sociedad, centrada en el propósito de “persona y comunidad” y la medida del uso de los medios de comunicación para el desarrollo humano integral, porque “los medios no hacen nada por sí mismos; son herramientas, herramientas, usadas como la gente elige usarlas “.

En conclusión, una reflexión sobre lo que sucedió en tiempos de pandemia, donde las desigualdades en el acceso a la información han puesto a más personas en situaciones de vulnerabilidad y en mayor riesgo de sufrir, en particular en sociedades y contextos de pobreza. La división digital entre ricos y pobres, dijo la Santa Sede, podría costar vidas, especialmente cuando la información crucial no es oportuna. Sin acceso a información responsable, transparente y actualizada, se crean desigualdades aún más amplias en medio de un sufrimiento ya extenso. +