Viernes 12 de julio de 2024

Año Santo: el Papa pide 'obras de caridad y solidaridad' en preparación del Jubileo

  • 24 de junio, 2024
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
"Los peregrinos y turistas que vengan a Roma deben 'respirar' el aire de la caridad cristiana, que no es sólo asistencia, sino atención a la dignidad, a la cercanía, sin publicidad, sin focos", dijo.
Doná a AICA.org

El Papa Francisco señaló que el inminente Jubileo 2025, que comienza en la Navidad de 2024, bajo el lema Peregrinos de la esperanza, debe ser una ocasión para la caridad.

Roma actualmente está en plena construcción, pero el pontífice invitó también a abrir los corazones a las "obras de la caridad". El Santo Padre hizo estos comentarios a los miembros de la asociación de voluntariado Círculo de San Pedro -que desde hace 155 años apoya las actividades caritativas de la Iglesia y de ayuda a los más necesitados-, a los que recibió este lunes 24 de junio en el Vaticano. 

"Los peregrinos y turistas -dijo Francisco- que vienen a Roma deben "respirar" el aire de la caridad cristiana, que no es sólo asistencia, sino atención a la dignidad, a la cercanía, al compartir vivido, sin publicidad, sin focos". De ahí que pidió a todos que se preparen para acoger el Jubileo. "Cuidando no las calles ni las infraestructuras, sino el corazón y la carne de los pobres, que, como decía San Lorenzo, son 'el tesoro de la Iglesia'".

"Con tu presencia, con tu cercanía, compasión y ternura -les dijo- ustedes también han servido mucho a la Iglesia y también preparan la ciudad para el Jubileo"

Recordar las raíces es fundamental para el futuro
El Círculo de San Pedro fue fundado en 1869 por un grupo de jóvenes romanos. El Papa recordó con cariño su historia de servicio a los Papas predecesores, y pidió a los que le precedieron que saludaran a su presidente, que se enfrenta a problemas de salud, deseándole una pronta recuperación.

"Siento gratitud por el servicio que hacen a los pobres de Roma", destacó, reconociendo que lo hacen "en nombre del Papa y de la Santa Madre Iglesia".

Al reflexionar sobre el regalo que recibió -un libro que documenta los encuentros de los Papas con el Círculo de San Pedro a lo largo de su historia-, el Sucesor de San Pedro reconoció que tales colecciones ayudan a recordar las raíces que, según dijo, son "fundamentales".

"Sin raíces no hay vida ni futuro", afirmó, recordando que "la prosperidad de las hojas, está ligada a la salud de las raíces".

En ese sentido, el Papa animó a los miembros del Círculo a valorar siempre sus raíces, para nunca permitir que se vuelvan estériles.

Transmitir herencia y valores a los jóvenes
"Por eso, los animo a transmitir su herencia de valores y experiencias a los jóvenes", dijo el Papa, señalando que los jóvenes son clave para avanzar.

"¡Qué lindo pensar que un abuelo del Círculo de San Pedro transmita su experiencia a su nieto!". reconoció el Papa. Calificando esto de hermoso, dijo: "Piensen cómo el ejemplo de una persona mayor puede transmitir la fe vivida, la caridad concreta y el amor por los pobres".

El testimonio de Frassati, "pronto santo"
El Papa recordó también al beato Pier Giorgio Frassati, que "pronto será santo", y que "en Turín iba a las casas de los pobres para llevar ayuda"; un joven "de familia acomodada", que "no se perdía en la 'buena vida', porque en él estaba la savia del Espíritu Santo, estaba el amor a Jesús y a los hermanos".

Francisco concluyó bendiciendo a los actuales voluntarios, a sus familias y a todos los que los precedieron en su accionar, encomendándolos a la protección de Maria Salus Populi Romani.+