Domingo 9 de agosto de 2020

"Catequistas, testigos de la Esperanza": Encuentro virtual en Goya

  • 1 de julio, 2020
  • Goya (Corrientes) (AICA)
Con el lema "Catequistas, testigos de la Esperanza", la diócesis de Goya realizó un Encuentro Diocesano Virtual de catequistas, que fue guiado por el presbítero Alejandro Puiggari, director del ISCA.

Con el lema "Catequistas, testigos de la Esperanza", la diócesis de Goya realizó, el domingo 28 de junio, un Encuentro Diocesano Virtual con los catequistas de los siete departamentos que integran la diócesis. Fue guiado por el presbítero Alejandro Puiggari, director del Instituto Superior de Catequesis, y acompañado por el obispo diocesano, monseñor Adolfo Ramón Canecín.

Monseñor Canecín guió la adoración eucarística virtual en la parroquia San José Obrero, acompañado por el párroco, presbítero Pedro Pablo Ojeda. “Ha llegado el gran día soñado y esperado, primero por Dios, luego por todos los catequistas, representados en quienes integran la Junta Diocesana de Catequesis, presidida por el presbítero Juan Carlos Mendoza”, dijo el obispo y saludó a los presentes en las redes.

“En este tiempo acuñé una frase que se aplica en este momento ´a desafíos inéditos, respuestas inéditas´, y el primero que dio respuestas inéditas fue Dios, por mal uso del pecado ha hecho que el enemigo entre en la historia y en la humanidad, pero Dios no nos abandonó y dio una respuesta inédita: nos envió a su Hijo Jesús”, agregó monseñor Canecín.

“Desde el principio de la Iglesia, por el amor que tenemos a Jesús, somos capaces de superar obstáculos y desafíos que son una oportunidad, no son una desgracia. Por eso, por amor al Señor tenemos que ser creativos”, aseguró.

Luego animó a los catequistas a tener “amor a la misión, ser audaces y tener parresía”. Y resaltó su “alegría por compartir con todos ustedes esta experiencia y, a partir de hoy, vamos por más, porque se puede. ¡Si había algún tipo de excusas para no catequizar, no anunciar y no evangelizar, que se esfumen!”, exclamó el prelado. Y concluyó diciendo: “La providencia nos regaló la tecnología”.

Por su parte, el presbítero Alejandro Puiggari, inició su charla destacando que “la clave de una catequesis kerigmática y mistagógica es partir de la vida”. Y profundizó: “Estamos luchando con un virus más peligroso que el coronavirus, que es el del individualismo que se nos quiere hacer parecer normal. Nosotros para poder anunciar y hacer una verdadera catequesis, tenemos que tocar la vida cotidiana, eso hacia Jesús y, por eso, como no hacíamos hace mucho tiempo, hoy tenemos que ayudar a iluminar nuestra cotidianeidad”.

El director del ISCA destacó el camino recorrido por los catequistas de Goya hacia “una catequesis renovada, se nota el proceso. Tienen la calidez propia de esa zona tan particular, llena de calor, de vegetación, de encuentro”. El padre Puiggari destacó la amplia convocatoria del encuentro y la describió como “una experiencia muy rica. Se nota que hay muchas ganas, mucho camino, mucha vida”. 

Retomando su frase “la catequesis no está en cuarentena”, afirmó que “en Goya están movilizados desde el corazón y son muy conscientes del desafío que el Papa nos hace, de que después de la pandemia no todo tiene que seguir igual, cada uno tiene que elegir. Y ellos han elegido tener un mundo más fraterno, más justo, un mundo donde cuidemos más la casa común y más al pobre”, concluyó.+