Martes 23 de abril de 2024

El Papa rezó por los migrantes muertos en el incendio de Ciudad Juárez

  • 29 de marzo, 2023
  • Ciudad de México (AICA)
"Consuelo a las familias", manifestó el pontífice. Según el último balance comunicado por el gobierno mexicano, fueron 39 los migrantes muertos y 29 los que resultaron heridos en el siniestro.
Doná a AICA.org

El papa Francisco tuvo palabras y pedidos de oración para las 39 personas que murieron el lunes por la noche, en un centro para migrantes de Ciudad Juárez (México), cerca de la frontera con Texas.

“Oremos por los migrantes que han perecido en un trágico incendio en Ciudad Juárez, en México”, dijo el papa Francisco durante su saludo a los peregrinos de habla española en la audiencia general semanal.

“Que el Señor los reciba en su Reino y traiga consuelo a sus familias”, agregó, pidiendo a los presentes que se unan a él en oración por ellos.

Misa por migrantes fallecidos en Ciudad Juárez
A su vez, el obispo de Ciudad Juárez, monseñor José Guadalupe Torres Campo, presidió este martes al mediodía una misa por el eterno descanso de los migrantes fallecidos antenoche, en el albergue del Instituto Nacional de Migración ubicado en esa ciudad del norte de Chihuahua.

Tras expresar su profundo pesar por la muerte de los 39 migrantes y por los otros 29 que se encuentran heridos de gravedad a causa del incendio, monseñor Torres Campo señaló que este hecho debe ser esclarecido por las autoridades correspondientes.

“Esta terrible tragedia exige, de las autoridades correspondientes, el esclarecimiento de lo sucedido y las acciones pertinentes para garantizar la seguridad de los hermanos migrantes que se encuentran en medio de nosotros”, indicó el obispo por medio de un comunicado.

“Y de toda la ciudadanía”, añadió que se espera “la solidaridad para con quienes nos necesitan. La colaboración en la caridad de todos es, sin duda, un camino seguro para ayudar a que situaciones tan tristes como esta tengan menos posibilidades de suceder”.

Por su parte, a través de sus redes sociales, el padre Eduardo Hayen Cuarón, vocero de la diócesis, informó que la celebración eucarística por los damnificados se llevaría a cabo a las 12 de hoy en la catedral de Nuestra Señora de Guadalupe.

El incendio
Al menos 39 personas murieron en el incendio que arrasó el centro de procesamiento de migrantes, cerca del puente Stanton-Lerdo, que une México y Estados Unidos. Según trascendió, el temor a una deportación inminente provocó una protesta, que resultó en que varios migrantes incendiaran colchones en dicho centro, donde se encontraban recluidos sesenta y ocho hombres mientras se procesaban sus solicitudes de migración, los cuales eran originarios de Guatemala, Honduras, El Salvador, Ecuador, Colombia y Venezuela.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo que algunos de ellos iniciaron el incendio, quemando colchones, al enterarse de que serían deportados de regreso a sus países de origen, y enfatizó: "No pensaron que eso causaría esta terrible tragedia".

Al respecto, las cámaras de vigilancia muestran a dos guardias huyendo, en lugar de abrir las puertas de las celdas, mientras el humo asfixiante hacía que la atmósfera fuera cada vez más irrespirable. 

Un sistema de migración roto
México deporta a más de cien mil inmigrantes indocumentados anualmente, pero para muchos otros emite visas temporales que les permiten vivir y trabajar en México.

En relación con esta tragedia, el embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, expresó que se trata de un claro recordatorio para los diversos gobiernos sobre la importancia de arreglar un sistema migratorio que no funciona.

Sin embargo, es poco probable que, incluso una tragedia de esta magnitud, vaya a frenar o detener el éxodo de personas de las partes central y sur de las Américas hacia el Norte, más precisamente hacia los Estados Unidos de América. 

El Gobierno mexicano, a su vez, debió afrontar críticas por parte de organizaciones de derechos humanos por aceptar las políticas estadounidenses y desplegar más de 20.000 agentes de las Fuerzas Armadas en las fronteras, para tareas migratorias.

Según organizaciones civiles mexicanas, 2022 fue el año más trágico para los migrantes en México, pues cerca de 900 personas murieron en el intento de cruzar sin documentos desde el país hacia los Estados Unidos.+