Domingo 25 de febrero de 2024

'En el Perú siempre hay esperanza de cambio', alentó el presidente del episcopado

  • 1 de agosto, 2023
  • Trujillo (Perú) (AICA)
En medio de la prolongada crisis política del país, monseñor Miguel Cabrejos presidió la misa y el tedeum por el 202° Aniversario de la Independencia.
Doná a AICA.org

“Al cumplirse 202 años de nuestra independencia nacional y considerando la actual situación del país, pareciera que no tuviéramos nada que celebrar. En medio de esta excesivamente prolongada crisis política, social, sanitaria, económica, institucional y moral que sufre nuestro país, me pregunto: ¿qué podemos celebrar?”, se preguntó el arzobispo de Trujillo y presidente de la Conferencia Episcopal Peruana (CEP), monseñor Miguel Cabrejos Vidarte, durante la misa y el tedeum celebrados en la catedral de Trujillo el 27 de julio.

"Los niveles de pobreza, de desigualdad, de desempleo y subempleo, por mencionar solo algunos de los indicadores socioeconómicos, sumados a los altos niveles de corrupción, los femicidios, la delincuencia, la inseguridad ciudadana, la violencia y la degradación ambiental parecieran indicarnos que poco o nada tenemos que celebrar", explicó.

"El deterioro de la calidad de vida nacional -prosiguió Cabrejos Vidarte- es reflejo y producto muchas veces, como dice el Papa Francisco, 'de la mala política', que ha creado una cultura de corrupción, en la que muchas autoridades se muestran indiferentes al clamor de la población".

“¿Cómo entender el hecho del que pide cupos del sueldo de un trabajador bajo la amenaza del despido? ¿Cómo tolerar la coima como una práctica común, donde algunos funcionarios, autoridades y corruptores son considerados simplemente pícaros u oportunistas? La falta de valores nos erosiona de tal manera que todo esto denigra a la persona humana y crea una cultura del descarte, que afecta directamente a los más pobres y vulnerables”, enfatizó.

De esta manera, monseñor Cabrejos hizo un amplio llamado a la participación política de todos, especialmente de los jóvenes, porque la inacción de grandes sectores de la población permite que prosperen estas inaceptables situaciones. 

“Muchos peruanos, con recursos económicos o sin ellos, prefieren ‘mirar de costado’ y no involucrarse en la urgente búsqueda de soluciones vinculantes y duraderas”, advirtió.

“No todo está perdido”, animó el arzobispo peruano. “En el Perú, siempre hay esperanza de cambio. Un nuevo proyecto de solidaridad y consenso nacional es posible y necesario y debe dar lugar a una nueva política. Una política que, como dice el Papa Francisco, sea la expresión más alta del mandamiento del Amor”, señaló.

Al concluir su mensaje el presidente de la Conferencia Episcopal Peruana recordó la enseñanza de Santo Tomás Moro, patrono de los políticos y gobernantes, quien decía, en el contexto de su tiempo, en el siglo XVI: “La autoridad, si no quiere ser tirana debe, para ello, ser el custodio del rebaño”.+