Miércoles 25 de noviembre de 2020

Episcopado colombiano celebra la liberación de 10 secuestrados

  • 5 de abril, 2012
  • Bogotá (Colombia) (AICA)
"En el contexto de la celebración de la Pascua, que es la fiesta de la vida, los obispos de Colombia nos unimos a la alegría que invade hoy a quienes fueron liberados de su cautiverio y a sus familiares y amigos, y a los colombianos que no perdemos la esperanza del retorno a la libertad de todos los secuestrados", expresa el comunicado, dado a conocer ayer, donde los obispos colombianos celebran la liberación de diez personas (entre miembros de la policía y del ejército) que habían sido secuestrados por las FARC, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.
En un comunicado, dado a conocer ayer, donde los obispos colombianos celebran la liberación de diez personas (entre miembros de la policía y del ejército) que habían sido secuestrados por las FARC, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. Uno de los secuestrados que fue puesto en libertad ayer estaba prisionero desde hacía más de 10 años.

Ayer, 2 de abril, los rehenes fueron entregados a una misión humanitaria integrada por delegados del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y de dos miembros de la Comisión Colombiana para la Paz (CCP).

"Los obispos de Colombia nos unimos a la alegría que invade hoy a quienes han sido liberados de su cautiverio y a sus familiares y amigos, y a los colombianos que no perdemos la esperanza del retorno a la libertad de todos los secuestrados" expresa el comunicado firmado por el presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Ruben Salazar Gómez, arzobispo de Bogotá.

Los Obispos, se lee en el comunicado, invitan "a los grupos que mantienen todavía a algunas personas secuestradas, a que las liberen cuanto antes para que desaparezca definitivamente de nuestra Patria el crimen atroz del secuestro de personas".

De este modo, se consolidará "el respeto profundo a los derechos de todos y cada uno de los colombianos, base indispensable para la construcción de una sociedad justa y fraterna".

Además "la liberación unilateral de todos los secuestrados es un primer paso necesario para iniciar procesos de diálogo y concertación que permitan a Colombia terminar con el flagelo de la guerra fratricida y avanzar por los senderos de la paz".

"Invitamos a los católicos de Colombia "finaliza el comunicado-, a vivir intensamente la celebración del misterio de la Pascua como un paso de la muerte a la vida, de la esclavitud a la libertad, de la enemistad a la hermandad, de la división a la unidad".+