Lunes 28 de septiembre de 2020

Episcopado español asegura que unos 70 sacerdotes fallecieron en el marco de la pandemia

  • 20 de abril, 2020
  • Madrid (España) (AICA)
Unos 70 sacerdotes, diocesanos y religiosos, fallecieron en España en el marco de la pandemia por coronavirus COVID-19, estando "de una u otra manera vinculados al servicio del ministerio"

Unos 70 sacerdotes, diocesanos y religiosos, fallecieron en España en el marco de la pandemia por coronavirus COVID-19, estando “de una u otra manera vinculados al servicio del ministerio”, según informó este lunes 20 de abril el obispo auxiliar de Valladolid y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), monseñor Luis Argüello.



“Desde la información que hemos recibido, podríamos hablar de unos 70 sacerdotes diocesanos, de la vida religiosa, con encomienda pastoral que han podido fallecer en España en este tiempo, vinculados al ejercicio del ministerio”, precisó el portavoz de la CEE.



Así, aunque precisó que no disponen de todos los datos, indicó que de acuerdo con las cifras ofrecidas por cada diócesis pueden ser “entre 65 y 75 fallecidos” en “el ejercicio normal de su ministerio” o “especialmente aquellos que han estado más cerca de personas contagiadas antes de que se produjera el confinamiento y después en la presencia en diversos lugares donde las posibilidades de contagio eran mayores”.



Además, añadió que a estos hay que sumar “otros muchos sacerdotes mayores que han fallecido en residencias, casas de religiosos, religiosas de la vida consagrada, algún sacerdote ya jubilado” y cuyo fallecimiento ha estado “seguramente vinculado a esta enfermedad” del coronavirus.



Obispos y sacerdotes donarán parte de su sueldo

Durante el encuentro virtual con los periodistas que habitualmente cubren la información religiosa en España, monseñor Argüello hizo una llamada a la clase política a poner por delante la realidad a su ideología en un momento que exige, afirmó, “una nueva transición”.



El prelado insistió mucho en que la sociedad ya no va a ser la misma y por eso reclamó una mirada hacia el futuro en un mundo todavía en crisis sanitaria y con una galopante crisis económica.



“Todos estamos llamados a arrimar el hombro”, subrayó.



En este sentido, obispos y sacerdotes quieren ponerse en primera fila y, por eso, la Conferencia Episcopal ha propuesto a todas las diócesis que estos donen parte de sus sueltos a ayudar a las personas que ya están sufriendo las consecuencias del Covid-19: “Es una llamada a dar un paso adelante en la generosidad que pasa por proponer a los sacerdotes la donación de una parte de nuestros sueldos o de una cantidad fija durante un tiempo. Luego podremos hacer esa llamada a toda la sociedad”



Todo ello a pesar de que la propia Iglesia ve cómo sus ingresos están cayendo tras varias semanas sin Misas y, por tanto, sin colectas. Una situación que también viven algunas comunidades religiosas contemplativas, cuya actividad económica, la que le da sustento, se ha paralizado.



Desde la CEE están negociando con la administración y con entidades bancarias para paliar estas necesidades en la medida de los posible. También para el mantenimiento en los templos, aunque agregó que la prioridad “son las personas”. +