Domingo 21 de abril de 2024

La comunidad diocesana de Lomas de Zamora peregrinó al santuario de Luján

  • 15 de mayo, 2023
  • Luján (Buenos Aires) (AICA)
Los peregrinos llevaron la imagen de la Virgen de la Paz, patrona de la diócesis, que está celebrando los 160 años de la llegada de su imagen a esta jurisdicción eclesiástica.
Doná a AICA.org

La comunidad diocesana de Lomas de Zamora peregrinó al santuario de Nuestra Señora de Luján el domingo 14 de mayo llevando la imagen de Nuestra Señora de la Paz, patrona de esa la diócesis, que recorrerá ese territorio a partir de la fiesta de Corpus Christi.

Una vez llegados al santuario mariano, el obispo de Lomas de Zamora, monseñor Jorge Lugones SJ, presidió la misa central de la jornada, que fue concelebrada por el obispo auxiliar, monseñor Ignacio Medina; el vicario general de la diócesis, presbítero Hugo Barrios, y por un grupo numeroso de sacerdotes.

Participaron también de la celebración diáconos permanentes, religiosas y religiosos, laicos de los movimientos, junto con fieles de las parroquias. 

En la homilía, monseñor Lugones instó a pedir a la Virgen de Luján “poder sembrar caminos de paz, a ser mensajeros de la paz, a ser artesanos del encuentro, porque el encuentro comunitario es don de Dios”.

Seguidamente, el prelado advirtió por el “sufrimiento y la falta de expectativa de los jóvenes”, y aseguró que muchos de ellos “no tienen sueños y otros no aman la vida”. Ante esta realidad, planteó: “Necesitamos de la gracia del Espíritu para animarlos, cuidarlos, para aprender de ellos y también para confirmarlos en la fe”.

Luego, el prelado recordó que la diócesis de Lomas de Zamora celebra este año el 160 aniversario de la llegada de la imagen de Nuestra Señora de la Paz, mientras que en 2025 se cumplirán 160 años de su entronización. 

Por ello, monseñor Lugones señaló: “Debemos dar razón de nuestra esperanza, con respeto, como haremos la misión con la Virgen de la Paz, anunciando el Evangelio desde la cercanía, desde las periferias, tanto geográficas como existenciales, donde tenemos que llegar”.

“La Virgen va a visitar no las capillas sino los lugares lejanos de las parroquias, los lugares donde nunca llegamos, y ella nos abre caminos, tiene el ramo de la paz y nos entrega el don de la paz que es su Hijo”, agregó.

Al final de la misa, se rezó el rosario de manera conjunta, donde cada uno de los peregrinos acercó sus intenciones.

Asimismo, el portal Ecclesia recordó que las diócesis tiene asignada una fecha en el año para peregrinar hasta la basílica de Luján; la Iglesia en Lomas de Zamora, como ya es tradición, lo hace cerca de la fiesta mariana del 8 de mayo.+