Miércoles 19 de junio de 2024

La diócesis de Gualeguaychú celebra el mes mariano

  • 14 de mayo, 2024
  • Gualeguay (Entre Ríos) (AICA)
Las comunidades que componen esa jurisdicción eclesiástica vienen celebrando a la Virgen de Luján y la Virgen de Fátima, junto a otras advocaciones marianas, en este mes de mayo, dedicado a María.
Doná a AICA.org

La diócesis de Gualeguaychú se encuentra celebrando el mes mariano, durante el cual diversas advocaciones dan cuenta de la presencia de la Virgen María en las comunidades que conforman el territorio.

En primer lugar, el día 8 de mayo se celebró la fiesta de Nuestra Señora de Luján, y el día 24 se hará lo mismo con María Auxiliadora, en la capilla dedicada a ella. Mientras tanto, los días 12 y 13 de mayo se celebró la fiesta de Nuestra Señora de Fátima, patrona de la ciudad de Victoria.

En ese contexto, un grupo numeroso de fieles participaron de la procesión, y luego de la celebración de la misa, en la capilla Cristo Obrero de esa ciudad, que fue presidida por el presbítero Maximiliano Vanerio.

El sacerdote hizo un parangón entre la Ascensión de Jesús y la Asunción de la Virgen María: “María fue elevada al cielo, y entonces a veces nos preguntamos cuál es la importancia de la Ascensión, y es porque Él vuelve al lugar donde tiene que estar, que es el cielo, junto al Padre y al Espíritu Santo, donde interviene por cada uno de nosotros”, manifestó.

Se refirió también a las apariciones marianas a lo largo de la historia de la humanidad: “María se aparece en diversos momentos, no solo cuando vivió en Caná”, en alusión a la Virgen de Fátima, la Virgen de Guadalupe, de Brasil y Luján, entre otras advocaciones. “Ella quiere estar cerca de la gente sencilla”, agregó, al tiempo que destacó que lo “más importante que hizo la Virgen María, fue el Sí a Dios, al igual que Jesús”.

Además, señaló: “Mirando al hermano, tenemos que pedir a Jesús y María que nos enseñen a servir y estar presentes, sin atosigar, de la mejor manera que Él quiere que estemo; y no olvidarnos de que nuestra obras buenas y malas repercuten en la Creación”.

“Nosotros debemos pedir a Dios esa valentía y poder de discernimiento, para saber cuál es la obra que nos pide Dios en nuestro día a día”, finalizó el sacerdote.+