Lunes 15 de abril de 2024

La diócesis de San Nicolás tiene un nuevo diácono

  • 18 de julio, 2023
  • San Nicolás (Buenos Aires) (AICA)
El seminarista Andrés Fascioli fue ordenado diácono camino al sacerdocio por imposición de las manos del obispo diocesano, monseñor Hugo Santiago, quien le pidió "ser signo de Jesús servidor".
Doná a AICA.org

El seminarista Andrés Fascioli fue ordenado diácono para la diócesis de San Nicolás de Los Arroyos el viernes 14 de julio en la catedral local, durante la misa que presidió el obispo, monseñor Hugo Santiago. Participó de la celebración un grupo de la comunidad.

En la homilía, el prelado manifestó: “El diácono es un servidor al estilo del Siervo de Yahvé, imagen de Jesús: alguien inocente que da su vida para rescatar a un pueblo”. “La ordenación diaconal es un momento fuerte, porque aquí Jesús te consagra en cuerpo y alma para toda la vida, con el objetivo de servir y rescatar. Hoy se sella tu entrega, Jesús te consagra”, continuó.

Luego, recomendó al nuevo diácono “mantener vivo y hacer crecer este sacramento, signo de Jesús servidor, a través de la oración, la fraternidad y la misión”.

Con respecto a la oración, pidió al diácono “enseñar a orar a los jóvenes, como el mejor camino para identificarse con Jesucristo”. Luego, aseguró que la “originalidad de la fraternidad cristiana está fundada de Cristo, y esa fraternidad es la segunda experiencia que se transforma en servicio”, al tiempo que le pidió “ser testigo y animador de la fraternidad y la unidad en las comunidades, ante la cultura individualista y narcisista de hoy que se nos pega”.

Por otra parte, se refirió a la misión y recordó que, “desde las dos vivencias anteriores, la misión tiene fundamento: no será algo meramente organizativo, funcional, surgirá del hecho de que tenés una Buena Noticia que no te podés guardar, que es la alegría de unión con Jesucristo”.

Finalmente, recordó al nuevo diácono: "No tendrás el protagonismo de antes y la gente te buscará menos. Te quedará tu unión con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, paradójicamente te quedará lo que entregaste”.

Por eso, concluyó: “Vos que sos un joven de oración, estás en el punto justo, no lo dejes, desde ahí se articula un ministerio feliz, desde ahí se articula la fraternidad y la misión”.+