Viernes 25 de septiembre de 2020

La Iglesia rechaza la clausura del año escolar

  • 6 de agosto, 2020
  • La Paz (Bolivia) (AICA)
"La educación no puede detenerse", afirman los obispos rechazando la decisión del gobierno transitorio de clausurar el año escolar.

La Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) y las entidades educativas de la Iglesia Católica rechazaron y lamentaron la decisión del gobierno transitorio de clausurar el año escolar.

“La Educación no puede detenerse porque es como detener la vida, es truncar ilusiones, es detener la formación y el crecimiento humano, cultural y espiritual de miles de niños, adolescentes y jóvenes”, advirtieron este martes, las instituciones en un comunicado leído por monseñor Fernando Bascopé Müller SDB, obispo castrense y responsable del área de Educación de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB).

Para las organizaciones católicas, la decisión de clausura del año escolar es “un lamentable desenlace de una búsqueda de diálogo sin frutos entre el Ministerio de Educación, la dirigencia del Magisterio y una parcialidad de padres de familia que, lejos de buscar el bien de los estudiantes, se han arrimado en consignas políticas sin comprender el sentido propio de la educación”. 

Por ello, pidieron “a las autoridades gubernamentales hacer los mejores esfuerzos para que la educación no se detenga”, y rogaron a los dirigentes "a deponer toda actitud de violencia y propiciar un diálogo sereno en la búsqueda de soluciones que otorguen dignidad a nuestro país en su efemérides patria”.

Recordaron que “educar es dar vida, es un acto de amor que nunca termina, es sacar lo mejor de cada quien, es dar forma a sueños, es hacer visible lo invisible y maravilloso que existe en cada ser humano”. 

“Somos conscientes de que la educación va más allá de una nota, de un pase automático de curso, de una simple dimensión cognoscitiva; la educación es mirar la persona en su integralidad como sujeto que piensa, razona, aprende, siente, crea y se maravilla”.

El documento asimismo comparte “la preocupación de la ONU que calificó de terrible pérdida para los niños el cierre anticipado del año escolar en nuestro país, pidiendo más y mejor educación, extremando esfuerzos para que la educación no se detenga”.

Lamentaron que, como efecto de esto, la educación boliviana, en particular la privada, vive momentos de angustia y zozobra que afectan a los maestros y demás dependientes de estas instituciones educativas.

Destacaron que la educación católica, pública de convenio y privada, fiel a su compromiso y mandato de educar, en estos meses ha extremado esfuerzos, con creatividad y responsabilidad, desde modernas plataformas virtuales hasta la puesta en práctica de los diversos medios tecnológicos

Aseguraron que en esas unidades educativas se combinaron modalidades entre lo virtual y a distancia, con maestros que llegaron a la casa de los propios estudiantes con alimentos, donando datos para internet, y llevando tarea a los que no tienen acceso a él. “¡No queremos creer que todos estos esfuerzos han sido vanos!”.

“¡La educación es el bien supremo de una sociedad! ¡Apelamos al buen corazón de todos! A los maestros, para que, de forma activa y permanente, se mantengan firmes al lado de los estudiantes en estos tiempos difíciles, con las mejores virtudes que tienen. A los padres y madres de familia, a continuar en el esfuerzo de criar y apoyar a sus hijos en su formación, custodiando su bienestar físico y emocional, buscando su verdadero bien”.+