Martes 28 de mayo de 2024

La Virgen del Valle fue declarada Generala de la Policía de Catamarca

  • 16 de agosto, 2023
  • San Fernando del Valle de Catamarca (AICA)
"María Santísima nos ayuda a promover un orden personal que fomenta un amor genuino en el orden público", señaló el obispo local, Mons. Luis Urbanc.
Doná a AICA.org

Con motivo de los festejos por el bicentenario de la Policía de Catamarca, la Virgen del Valle fue declarada Generala de esa fuerza provincial en una misa celebrada el martes 15 de agosto que fue presidida por el obispo local, monseñor Luis Urbanc, y concelebrada por los capellanes de la Policía, presbíteros Humberto Carrizo, Guillermo Chanquía, Sergio Chumbita, Esteban Chayle y Héctor Salas, en el altar mayor de la catedral basílica y santuario mariano.

Participaron de la celebración, la ministra de Seguridad catamarqueña, Fabiola Segura; el secretario de Seguridad, Martín Miranda; el Jefe de la Policía, comisario general Marcelo Córdoba; el subjefe y el inspector General de la Policía, comisarios generales Víctor Sánchez y Marcos Herrera, respectivamente, junto con integrantes de la plana mayor policial, oficiales superiores, jefes, subalternos, suboficiales, agentes, cadetes, aspirantes y familia policial, quienes colmaron el templo.

En el inicio de la Eucaristía se leyó el decreto episcopal por el cual se declara a la Virgen del Valle Generala de la Policía de Catamarca, cuya imagen lució un manto especial para este acontecimiento.

En la homilía, monseñor destacó que “es muy hermoso que coincidentemente, en el contexto del Año Jubilar por la celebración del segundo centenario de la creación de la Policía de Catamarca, puesta bajo la protección del glorioso patriarca San José, y en el día en que la Iglesia entera se llena de gozo por la Asunción de la Santísima Virgen María en cuerpo y alma a los Cielos, nos hemos congregado encomendado al amparo de la Virgen del Valle para proclamarla Generala de la noble institución que tiene a su cargo el mantenimiento del orden público, la seguridad pública y la paz social, para resguardar la vida, los bienes y la seguridad y los derechos de la población”. 

"Estas responsabilidades -continuó- hace comprensible que la Policía y los policías busquen un refugio superior que los guíe, proteja, auxilie e ilumine en el desarrollo de los deberes ínsitos a la función policial, de modo que sean llevados a cabo exitosamente para bien de las personas, la familia y la entera sociedad”. 

Por ello, “es perfectamente razonable desde la fe que eleven con entera confianza su mirada hacia la Madre de Dios y Madre nuestra, en cuyas manos pusieron sus vidas y sus trabajos tantas generaciones de cristianos a lo largo de los siglos, sin sentirse nunca defraudados”. 

El prelado manifestó además que “como Madre, Maestra y ejemplo insuperable de vida obtuvo para los fieles la gracia de hacer de sus labores cotidianas un camino de genuina santificación, lo cual es aplicable a cada uno de los miembros de nuestra querida Policía de la provincia”. 

“Y así ha de ser, porque María Santísima nos ayuda a promover un orden personal que fomenta un amor genuino en el orden público. Nos transmite seguridad personal interior para que valoremos verdaderamente la seguridad pública. Nos conduce hacia la verdadera paz interior, sin la cual no podemos amar sinceramente la paz social. Nos mueve a amar al prójimo como Jesús nos ama a todos, para que experimentemos un impulso interior que nos lleve a venerar y resguardar la vida, los bienes y los derechos de la población”, subrayó. 

El obispo destacó además que “Ella nos conduce hacia la justicia interior, que es la santidad del alma, y nos abre los ojos del corazón para que, viendo a todas las personas como hermanos y hermanas en el Señor, hagamos nuestro valioso aporte en la común tarea de implantar la justicia y fomentar la solidaridad y la amistad social”.

Finalmente, dirigiéndose a los integrantes de la fuerza, les recordó: “Dios los ama. Cuenten siempre con su amor, que es fuente de todo bien humano y de toda dádiva celeste. La Virgen del Valle, hoy en adelante Generala de la institución, los protege con su presencia, su ejemplo y su intercesión. Encomiéndense siempre a ella y pongan en sus manos a sus familias y a toda la institución policial. San José, patrono de la Policía, los acompaña. Caminen a su lado para aprender de él a practicar infatigablemente la justicia siempre y en todo lugar”.

Durante la celebración, los cantos litúrgicos fueron interpretados por la agrupación sinfónica de la Policía de la provincia, que al término de la misa saludó a su Generala con alabanzas.+