Jueves 22 de febrero de 2024

Las Iglesias cristianas en Jerusalén piden un 'alto el fuego inmediato'

  • 22 de octubre, 2023
  • Jerusalén (Tierra Santa) (AICA)
Los líderes espirituales, junto con el arzobispo de Canterbury, condenaron el bombardeo de la iglesia ortodoxa de San Porfirio, ubicada en Gaza.
Doná a AICA.org

Los Patriarcas y Jefes de las Iglesias de Jerusalén se unieron a la condena expresada por el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, que llegó a la ciudad el pasado 19 de octubre, tras la explosión del hospital anglicano de al-Ahli de Gaza. Además de condenar el bombardeo de la Iglesia ortodoxa de San Porfirio, ubicada en la misma ciudad de Gaza, se comprometieron a dar cobijo a las personas sin hogar e hicieron un llamamiento a la comunidad internacional en favor de un alto el fuego humanitario.

La condena es tajante tras el ataque aéreo israelí contra la iglesia, con un balance de 18 muertos, entre ellos 9 niños, a pesar de lo cual se mantiene el compromiso de no faltar “al deber sagrado y moral de ofrecer asistencia” y se reitera el llamamiento a la comunidad internacional, para que “se protejan los lugares de refugio y se proclame un alto el fuego, en ayuda de los cientos de miles de civiles desplazados en la franja de Gaza”.

“Incluso frente a las incesantes exigencias militares de evacuar nuestras instituciones caritativas y lugares de culto”, dicen, “no abandonaremos esta misión cristiana, porque literalmente no hay otro lugar seguro al que puedan acudir estos inocentes”.

Recordando el mandato de Jesús de alimentar y vestir a los necesitados, los líderes cristianos dicen que la Iglesia debe actuar especialmente “en tiempos de guerra, porque es entonces cuando el sufrimiento humano es mayor”.

Al reconocer que la Iglesia no puede cumplir esta misión por sí sola, la declaración insta a la comunidad internacional a hacer cumplir las protecciones en Gaza para los santuarios de refugio, incluidas escuelas, hospitales y lugares de culto.

Los líderes de la Iglesia también piden un alto el fuego humanitario inmediato, “para que los alimentos, el agua y los suministros médicos vitales puedan entregarse de manera segura a las agencias de ayuda que atienden a los cientos de miles de civiles desplazados en Gaza, incluidos aquellos asistidos por nuestras propias iglesias. "

En conclusión, los Patriarcas y jefes de las Iglesias en Jerusalén hicieron un llamamiento a todas las partes en la guerra, para que “reduzcan la violencia, dejen de atacar indiscriminadamente a civiles de todos los bandos y operen dentro de las reglas internacionales de guerra”.

“Creemos que sólo de esta manera se podrán sentar las bases para una eventual consideración diplomática de agravios de larga data, de modo que finalmente se pueda lograr una paz justa y duradera en toda nuestra amada Tierra Santa, tanto en nuestro tiempo como para las generaciones venideras. "

Junto a al arzobispo de Canterbury, el llamamiento lo firman los jefes de las Iglesias cristianas, el Patriarca Latino de Jerusalén, cardenal Pierbattista Pizzaballa, el Custodio de Tierra Santa, padre Francis Patton, el Patriarca greco-ortodoxo Theophilos III, y el vicario patriarcal de la Iglesia siríaca católica, Mar Yacoub Ephrem Semaan, que se reunieron en oración la tarde del viernes 20 de octubre.

Las explosiones en Gaza provocaron el derrumbamiento de dos salas de la Iglesia, donde había decenas de refugiados, entre ellos mujeres y niños que dormían allí. Este es, según la declaración, "el último caso de civiles inocentes heridos o muertos como consecuencia de ataques con cohetes contra refugios de ese estilo. Entre ellos, se encuentran escuelas y hospitales, donde la gente se refugió porque sus casas fueron demolidas durante la implacable campaña de bombardeos llevada a cabo contra zonas residenciales de Gaza durante las dos últimas semanas".+