Jueves 22 de febrero de 2024

La Misión Pontificia para Palestina da apoyo a los civiles en Gaza

  • 2 de noviembre, 2023
  • Roma (Italia) (AICA)
Joseph Hazboun, director de la Misión Pontificia para Palestina, lamenta la devastación provocada por la guerra y destaca el trabajo que su organización lleva a cabo en Gaza.
Doná a AICA.org

"Ver lo que está sucediendo es desgarrador", son las palabras de Joseph Hazboun, director de la oficina de Jerusalén de la Misión Pontificia para Palestina (PMP), que conoce bien Gaza, ya que tiene que viajar allí tres o cuatro veces al año.

A más de tres semanas después del inicio de la guerra, el señor Hazboun recibió otra noticia preocupante: la noche del 30 de octubre, debido a los bombardeos, la mitad del edificio del Centro Cultural Ortodoxo Árabe fue destruido.

“El centro fue inaugurado en 2019 después de 30 años de colectas y recaudación de fondos para construirlo”, explicó el director del PMP a los medios vaticanos. "Hace dos días, se les ordenó evacuar de allí, a pesar de que había más de 3.000 refugiados. Luego, anoche, la mitad del edificio fue destruido. Por ahora, no hay noticias de víctimas".

La Misión Pontificia estaba en proceso de implementar un programa allí para emplear a 24 trabajadores, muchos de los cuales eran cristianos, para alentarlos a establecerse y lograr estabilidad económica. Pero ahora es necesario reconstruir todo.

Refugiarse en iglesias
Desde el inicio de esta guerra, muchos cristianos han buscado refugio en la iglesia latina de la Sagrada Familia y en la iglesia ortodoxa de San Porfirio.

"Recibimos llamadas inmediatas de ambas iglesias pidiendo ayuda con comida y agua para la gente", contó el Hazboun. "Así que acordamos, después de hablar con nuestra sede en Nueva York, que rápidamente proporcionó fondos para medicamentps, alimentos y ropa para los que tuvieron que salir de sus hogares sin llevar nada consigo".

"Seguimos rezando y esperando que esta tragedia termine antes de que se produzcan más destrucción de viviendas y más víctimas civiles", afirmó. "Intentamos mantenernos en contacto con tantas instituciones como sea posible para brindarles comodidad, apoyo y demostrarles que estamos haciendo lo mejor que podemos".

Entre los edificios dañados en esta guerra se encuentra también el hospital Al-Ahli, socio de la Misión Pontificia desde 2009.

"El 14 de octubre, el centro de diagnóstico del hospital anglicano Al-Ahli de Gaza fue alcanzado por dos proyectiles", confirmó Hazboun. "Una bomba impactó en el edificio, abriendo un agujero en el techo, mientras que la segunda impactó en el centro de mamografía, causando daños a la estructura y al equipo (que es muy costoso). Gracias a Dios, no hubo víctimas humanas en ese momento. Sin embargo, El 18 de octubre se produjo una gran explosión que mató a poco menos de 500 personas".

Antes de esta tragedia, la Misión Pontificia había ayudado al hospital a depender en un 90% de la energía solar y a reparar los daños causados por las guerras de 2009, 2012 y 2014.

El trabajo del PMP en Gaza
La organización tiene una larga historia de apoyo a los necesitados, que se remonta a su fundación en 1949, cuando más de 700.000 palestinos tuvieron que abandonar sus hogares y convertirse en refugiados.

CNEWA (Asociación Católica de Bienestar del Cercano Oriente), fundada en 1926 con sede en Nueva York, estableció tres oficinas de la Misión Pontificia para Palestina, en Beirut, Ammán y Jerusalén, para apoyar a los refugiados palestinos, muchos de los cuales eran cristianos.

A lo largo de los años, la Misión Pontificia financió varios programas en Ramallah y Jerusalén. En Gaza, el apoyo incluyó el centro de exploración y el centro del Comité de la Iglesia Ortodoxa, ambos destruidos durante los bombardeos a la Iglesia de San Porfirio.

Para abordar diversos tipos de necesidades, las intervenciones se habían incrementado desde las diferentes guerras en Gaza a partir de 2009, incluida la financiación de la escuela de las Hermanas del Rosario, programas para brindar apoyo psicológico a niños traumatizados durante la guerra, proyectos de apoyo alimentario y subsidios para los pobres. y los ancianos.

Cuando se fundó la Misión Pontificia, se pensó que la misión de la organización sería temporal. Sin embargo, después de más de 70 años, su importancia es más vital que nunca.+