Jueves 18 de abril de 2024

Mons. Buenanueva: '¡Dejémonos transformar y convertir en hijos y amigos de Dios!'

  • 16 de febrero, 2024
  • San Francisco (Córdoba) (AICA)
"El camino de conversión de la Cuaresma es, ante todo, un regalo de Dios, una gracia que se adelanta y, antes de que lo advirtamos, toca nuestro corazón y nos va transformando por dentro", afirma.
Doná a AICA.org

“Hoy comenzamos a transitar la Cuaresma 2024. Suplico para todos los frutos de una saludable conversión del corazón”, expresó el obispo de San Francisco, monseñor Sergio Buenanueva, en un mensaje dirigido a los fieles de la Iglesia diocesana el Miércoles de Ceniza.

La meta del camino penitencial de la Cuaresma, afirma el prelado, es la Pascua. Y asegura que “el camino de conversión de la Cuaresma es, ante todo, un regalo de Dios, una gracia que se adelanta y que, mucho antes de que nosotros lo advirtamos, toca nuestro corazón y nos va transformando por dentro. Así, Dios nos va conduciendo de la esclavitud del pecado a la libertad de los hijos”.

Por eso, anima a dejarse transformar y convertir en hijos y amigos de Dios, y así disponer el corazón para celebrar la Pascua del Señor.

Monseñor Buenanueva invita también a mirar a santa Mama Antula: “Dejando de lado anacronismos cortos de mira, contemplemos cómo, en un momento crucial, sintió la llamada del Señor a ponerse en camino, para ofrecer a sus hermanos la experiencia que ella misma había hecho en los ejercicios espirituales: que muchos conocieran, amaran y sirvieran a Jesús, el Señor”.

Además, adelantó que el jueves 21 de marzo, en las vísperas de la Pascua, celebrará la misa crismal en la catedral, junto a los presbíteros de la jurisidicción. “Esta liturgia es parte de nuestro camino como diócesis. Ojalá que podamos encontrarnos en torno al altar, para invocar juntos al Espíritu Santo y su unción santificadora”, concluyó.+