Jueves 26 de noviembre de 2020

Mons. Canecín celebró una misa de acción de gracias por el Santo Cura Brochero

  • 20 de octubre, 2020
  • Goya (Corrientes) (AICA)
"Toda la obra de Brochero se entiende por su amor y pasión a Jesucristo", exclamó el obispo de Goya al presidir la misa en el cuarto aniversario de la canonización del Cura Brochero.

El obispo de Goya, monseñor Adolfo Canecín, presidió una celebración en acción de gracias por el cuarto aniversario de la canonización del Santo Cura Brochero, en la catedral Nuestra Señora del Rosario. Lo acompañaron concelebrando el vicario general de la diócesis, presbítero Juan Carlos López y el párroco emérito de la catedral, presbítero Tomás Von Schulz.

La fiesta comenzó con una caravana por las calles de Goya con la imagen del Cura Gaucho que recientemente fue entronizada en la catedral. Se trata de una obra del artista goyano Nazareno Velázquez, coordinada por el profesor Ramón Cacere.

Participaron de la celebración un reducido grupo de feligreses devotos del santo pertenecientes al grupo “Todos somos Brochero”, con el cumplimiento de las medidas sanitarias. La misa fue transmitida por los medios de comunicación y redes sociales.

En su homilía, el obispo recordó el largo proceso que llevó a Brochero a los altares “hasta que la Iglesia, según su manera de actuar lo reconociera santo y nos lo propuso, no solo como intercesor sino como modelo”. Por eso, animó a “descubrir esta doble faceta de la Virgen María y de los santos, que son intercesores sabiendo que el único mediador entre Dios y los hombres, es Jesucristo”. 

Monseñor Adolfo Canecín invitó a una “auténtica devoción a María y a los santos”, que siempre tienen que “llevarnos a Jesucristo: el Hijo de Dios y de la Virgen María”, porque, “no hay otro nombre dado a los hombres donde podemos encontrar la salud del alma, de la mente y del cuerpo”.

 “Nuestra religiosidad tiene que ser siempre cristocéntrica”, expresó, y pidió “que nuestra religiosidad expresada en San José Gabriel del Rosario Brochero, siempre nos lleve a Jesucristo porque lo que a él lo hizo santo fue Jesús”.

“Toda la obra de Brochero se entiende por su amor y pasión a Jesucristo”, agregó y se refirió al documento de Aparecida que tiene "una frase muy bonita” que es “un desafío para todos nosotros los curas: solo un sacerdote apasionadamente enamorado de Jesucristo puede transformar y renovar su parroquia”.

Asimismo, el obispo goyano indicó que “la respuesta de la fe se transforma en obras, que miran al bien integral de las personas, por eso Brochero trabajó mucho por la cultura, abrió caminos, hospitales, escuelas y casas de retiro, buscando siempre la dignificación integral de la persona”.

Luego sostuvo que cuando un consagrado o consagrada, un sacerdote, un obispo o un laico están “apasionadamente enamorados de Jesús, de allí brota la iniciativa, la creatividad, la parresía para superar los obstáculos”. En este sentido, “Brochero vivió lo que el papa Francisco nos propone ahora: ´Ser una Iglesia en salida’. Él lo vivió y su medio de transporte era su mula”. Y aunque en su época “había peligro, él buscaba a los que estaban más distantes y alejados, a los que a lo mejor su vida moral distaba mucho de la propuesta evangélica, oraba, ayunaba y les ofrecía el Evangelio”.

“Los santos son intercesores, modelos, espejos y nosotros los devotos de José Gabriel -destacó monseñor Canecín-, tenemos que conocer su vida y ver cómo podemos hoy ser respuesta a los problemas de hoy, como él fue respuesta a los desafíos de ayer, con muchos desafíos en el ámbito de la evangelización, la cultura y la salud”.

Finalmente, dijo: “El santo cura Brochero, fue un pastor según el corazón de Dios y su pasión por Jesús lo hizo parecido a él. La Iglesia nos propone como intercesor y también como modelo”.+

» Texto completo de la homilía