Sábado 24 de octubre de 2020

Mons. Caride llama a construir la Patria desde la libertad y la responsabilidad

  • 24 de septiembre, 2020
  • San Isidro (Buenos Aires) (AICA)
En una reflexión sobre el tiempo actual, el obispo auxiliar de San Isidro afirma que la pandemia puede ser una oportunidad para enfrentar problemas, establecer acuerdos y construir la casa sobre roca.

El obispo auxiliar de San Isidro, monseñor Guillermo Caride, realizó una reflexión sobre el momento que vive el país, utilizando el fragmento del Evangelio de Mateo en el que Jesús habla del hombre que construyó su casa sobre la roca.

“La casa sobre roca es cuando el país se descubre como Patria, porque alberga a todos, nos da raíces para nutrirnos y un horizonte para nuestra esperanza”, explicó en un videomensaje.

El prelado consideró que este tiempo de pandemia “nos ha desnudado como país, nos ha expuesto en nuestras fragilidades e inconsistencias. Nos muestra muchas veces, que la casa estaba construida sobre arena”.

“Ha desnudado la realidad de nuestro sistema sanitario. Todos los días mirando el índice de camas ocupadas, para ver si colapsa el sistema o no. O escuchamos el cansancio de nuestros médicos terapistas. Porque ha sacado a la luz el hacinamiento en nuestras cárceles y comisarías”, detalló.

“Ha desnudado la situación habitacional de muchos. También nos ha mostrado cuántos chicos han quedado fuera de la posibilidad de educarse a través de las vías digitales y ha dejado a la luz la situación de la educación que existía entre unos y otros”, agregó.

El obispo auxiliar sanisidrense estimó que esta situación puede ser “una oportunidad para que podamos construir de un modo distinto”.

"Porque tenemos la oportunidad de poner los problemas sobre la mesa. De no negar la realidad. De no poner la responsabilidad en los otros, afirmando nuestra inocencia sobre la situación del país”, afirmó.

Monseñor Caride preguntó: “Luego de más de tres décadas de vida democrática, ¿qué grupo político puede afirmar que no tiene ninguna responsabilidad en el crecimiento de la pobreza en nuestro país?; ¿Quién, entre los dirigentes la sociedad, puede afirmar que está exento de responsabilidad sobre lo que ha desnudado la pandemia?; ¿Quién entre nosotros puede decir: ‘yo no tengo nada que ver’ con lo que sale a la luz sobre cómo hemos construido?”.

“La negación y la proyección en los otros lo único que provoca es perpetuar y reproducir aún más los problemas”, advirtió, y reflexionó: “Construir sobre roca es afrontarlos y poder construir acuerdos básicos en la sociedad, para que la casa pueda contener a todos y todas".

“¿Acaso es pensable alguna solución para nuestro país, excluyendo alguna de las mitades de la grieta que divide? ¿Alguno puede pensar que se puede liderar un país excluyendo a la otra mitad o yendo contra la otra?”, planteó, y añadió: “Todos los dirigentes de nuestro país: políticos, empresarios, sindicales, sociales, medios de comunicación y también nosotros, los religiosos, debemos darnos cuenta que uno de los grandes aportes que podemos hacer para ser Patria, es ayudar a superar las divisiones que nos atraviesan”.

El obispo insistió en afirmar que “para construir sobre roca, una sociedad necesita contar con instituciones creíbles. La pérdida de credibilidad socava la capacidad de contener que es propia de las instituciones. Lo sabemos muy bien en la Iglesia, ya que la pérdida de credibilidad ha dejado a muchos católicos, por la desilusión, sin la casa que los contenía en la fe y en la esperanza”.

“Cuando las instituciones de la sociedad pierden credibilidad dejan a las personas sin la contención de un orden, de la ley. Quedan expuestas a la anarquía y a la anomia”, subrayó, y prosiguió: “La igualdad de todo ciudadano frente a la ley, no sólo nos garantiza la posibilidad de una legítima defensa, sino también que no habrá impunidad para quien delinque. Que nadie, aunque sea alguien poderoso, va a quedar por encima de la ley”.

Monseñor Caride enfatizó que “construir una casa sobre roca es el compromiso de todos: erradicar la corrupción en los distintos niveles en los cuales pueda manifestarse. La codicia y la soberbia son dos tentaciones del corazón humano que nos pueden afectar a cualquiera. Construir sobre roca es renovar en toda la ciudadanía, el compromiso de cumplir la ley”.

“Una casa sobre roca es aquella que pone a los pobres, a los que están en situación más vulnerable, en el centro. Los acuerdos sociales deben crear políticas que en el tiempo puedan garantizar la oportunidad de trabajar, para que todo ciudadano, para que cada uno pueda llevar el pan que es fruto de su trabajo a su casa; que pueda construir una casa para su familia y vivir en paz en su barrio”, graficó.

El obispo recordó que “la economía es una dimensión del vínculo social, por eso como todo lo que sucede en cualquier vínculo, se construye desde la confianza” y planteó: “¿Qué crecimiento o salida económica podemos pensar si no partimos de un diálogo social, para generar acuerdos y políticas estables”.

“La crisis económica es tal, que no podemos imaginar que solo el Estado o la iniciativa privada alcance. Se necesita el aporte de todos, cada uno desde su función. La patria se construye sobre roca desde la libertad y la responsabilidad de cada uno y de todos los ciudadanos”, precisó, y profundizó: “Una casa sobre roca es cuando en una sociedad se valora toda vida, donde no se excluye, donde se vive en la igualdad de género. Ahí el país se convierte en patria para todos y todas; donde cada uno encuentra sus raíces que lo nutren, donde se brinda un horizonte a los jóvenes".

Monseñor Caride reconoció que tiene una edad en la que como adulto se pregunta: “¿Cómo muestro a los jóvenes, con mi vida, que ésta tiene sentido; que hay sueños que valen la pena; que es posible una Patria donde uno tiene sus raíces y donde puede imaginar un futuro para sí”.

“Soy pastor, no me toca militar en política; no me toca opinar de temas coyunturales. Para eso hay muchos laicos que lo pueden hacer muy bien; pero sí quiero aportar una mirada desde la esperanza que nos regala el Evangelio de Jesús, que me anima a descubrir que la pandemia también es una oportunidad, que podemos enfrentar los problemas, que se pueden construir acuerdos, que se puede construir la casa sobre roca y así tenemos la posibilidad de hacer de nuestro país, una Patria de hermanos”, concluyó.+