Jueves 13 de agosto de 2020

Mons. Lozano: "Asumamos el compromiso que hace falta en esta hora"

  • 12 de julio, 2020
  • San Juan (AICA)
"Una de las certezas que tenemos que asumir es que estamos todos interconectados, unidos en el destino de la creación y de la humanidad", afirmó el arzobispo de San Juan de Cuyo, monseñor Jorge Lozano

El arzobispo de San Juan de Cuyo, monseñor Jorge Eduardo Lozano, se refirió a las colonizaciones nuevas que denuncia el papa Francisco en la exhortación postsinodal “Querida Amazonía” y advirtió: “Que estas situaciones se repitan no quiere decir que se naturalicen”.

“No es sano que nos habituemos al mal, no nos hace bien permitir que nos anestesien la conciencia social”, sostuvo citando al pontífice y consideró necesiario “indignarse y no aceptar la injusticia”.

En su columna semanal, el prelado recordó que “la Iglesia está llamada a escuchar el clamor de los pueblos amazónicos”, tal como ha exhortado el Papa a “escuchar el clamor de la tierra y de los pobres”.

“La pandemia desnudó con dramatismo inusitado las graves inequidades entre países y dentro de cada uno de ellos. La Argentina no es excepción. Esto lo vienen señalando diversos medios de comunicación, las organizaciones sociales, sacerdotes y obispos”, puntualizó.

El arzobispo sanjuanino recalcó que “no son inventos o postulados ideológicos, aunque nunca faltan quienes pretendan beneficiar sus espacios de poder” y subrayó su posición afirmando: “Los informes de la Deuda Social elaborados por la Universidad Católica Argentina son concluyentes”.

“¿Cuál es la salida? Recordemos la insistencia del Papa en estos meses: ‘nadie se salva solo’. Dios nos hizo a todos de la misma tierra. Tenemos un origen común. La vida del Planeta es don de Dios. La salvación que nos obtuvo Cristo con su muerte y resurrección tiene un valor Universal que abarca a toda la creación”, señaló.

Monseñor Lozano indicó que “como leemos en el Nuevo Testamento, ‘nosotros, de acuerdo con la promesa del Señor, esperamos un cielo nuevo y una tierra nueva donde habitará la justicia’”.

“Una de las certezas que tenemos que asumir es que estamos todos interconectados, unidos en el destino de la creación y el de la humanidad. Por eso afirma Francisco que ‘el individuo no está desligado de la comunidad o de su territorio’”.

“Desde nuestra fe cantamos ‘no es posible morirse de hambre en la patria bendita del pan’. Asumamos el compromiso que hace falta en esta hora”, concluyó.+

» Texto completo de la reflexión